Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Macron lanza un gran ‘plan vélo’ para alcanzar el 9% de desplazamientos en bici

El Gobierno invertirá 350 millones en los próximos siete años para fomentar la movilidad en bicicleta en todo el país

Para algunos, lanzarse en bicicleta por ciudades congestionadas como París es un auténtico suicidio. Para otros, empezando por el Gobierno de Emmanuel Macron, es el futuro. Tanto que ha sido su primer ministro, Édouard Philippe, el encargado de presentar el plan vélo, el programa elaborado para que toda Francia pedalee a fondo en los próximos años con un objetivo: hacer del Hexágono un país donde la bicicleta sea una alternativa real al coche, no un mero pasatiempo de fin de semana o un capricho de jóvenes urbanos.

Una mujer cruza en bicicleta.
Una mujer cruza en bicicleta. Europa Press

En lo que a bicicleta se refiere, Francia tiene todavía un buen trecho por recorrer. Apenas el 3% de la población prioriza este medio de transporte para ir al trabajo, muy por detrás de países vecinos —y con climas igual o más duros que el galo— como Holanda, donde el 29% del transporte urbano es sobre dos ruedas a pedales, Alemania (10%) o Dinamarca, donde en ciudades como Copenhague el 50% de los trayectos de casa al trabajo se efectúan en bicicleta, según datos de la Federación Francesa de Usuarios de Bicicleta (FUB).

El objetivo declarado del Estado es lograr que, para 2024, la cifra de desplazamientos en bicicleta alcance el 9%, una meta modesta todavía en comparación con otros países (y por debajo de la media alcanzada ya por algunas ciudades galas como Estrasburgo, Grenoble o Burdeos, donde ya superan el 10%) pero, en términos generales, un aumento de siete puntos nada desdeñable.

Por eso, según ha declarado estos días el presidente de la FUB, Olivier Schneider, el plan del Gobierno, aunque mejorable, es una buena noticia. “No es ideal, pero es el más ambicioso que ha habido jamás en Francia. Y es el primero financiado por el Estado”, valoró en el diario Libération. También el Réseau Action Climat, una red de asociaciones que lucha contra el cambio climático, ha saludado la iniciativa, aunque considera que el presupuesto “no está a la altura de las ambiciones”.

En total, el Gobierno ha reservado 350 millones de euros para desarrollar la movilidad en bicicleta en los próximos siete años. Es una media de 50 millones de euros anuales, o 0,7 euros por habitante, según los cálculos de Le Monde, al que la partida también le parece más bien modesta. El diario recuerda que hay ciudades francesas que ya dedican mucho más dinero a la bicicleta, como Grenoble, que tiene un presupuesto de 4 millones de euros o 9 euros por habitante; Nantes, con 8 millones al año (12 por habitante) o París, con 25 millones (11,4 por habitante).

El presupuesto, que es independiente del que cada ciudad dedica a sus propios proyectos, priorizará la “aceleración y ampliación de los proyectos de creación de carriles bicicleta en el seno de las colectividades”, especialmente la finalización de itinerarios discontinuados. También se aumentará la seguridad de los ciclistas mejorando la visibilidad en los pasos peatonales o desarrollando carriles bici de doble sentido en zonas urbanas con vías de hasta 50 kilómetros por hora. Los primeros proyectos serán evaluados el año que viene, según el Gobierno.

Una de las claves del eventual éxito de este nuevo plan probicicleta son los incentivos para que los trabajadores dejen el coche y se suban a la bici para pedalear hasta el trabajo: el Gobierno dará a partir de 2020 un forfait o subsidio de hasta 200 euros anuales a los funcionarios que usen la bici por motivos profesionales. La idea es promover también la bicicleta en el sector privado y alentar una cultura de la bici desde el colegio, con la inclusión del aprendizaje a montar en bicicleta en los programas escolares, entre otros.

El programa oficial tiene un incentivo más para los que ya apuestan por la bicicleta: prevé una especie de registro o matriculación de los vehículos a pedales para evitar un mal generalizado en todo el país, los robos, que en Francia sufren hasta 300.000 dueños de bicis cada año.