Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unos 4.000 niños no tienen profesor en Cantabria al faltar 211 sustitutos

Las extraescolares que organizan los centros están en el aire debido al conflicto horario con la consejería

Varias madres llevan a sus hijos a sus centros de Educación Infantil y Primaria.
Varias madres llevan a sus hijos a sus centros de Educación Infantil y Primaria. EFE

No está siendo un buen comienzo para los escolares en Cantabria. A la huelga que convocaron los profesores el pasado viernes, el día del comienzo del curso, en protesta por el nuevo calendario impuesto por el Gobierno regional, se suma esta semana la ausencia de 211 sustitutos que no aparecerán por las aulas hasta el jueves, debido al retraso de la consejería en habilitar el procedimiento para adjudicarles colegio. Si el viernes fueron 51.300 los escolares de Educación Infantil y Primaria de 145 centros de Cantabria los que se vieron afectados por la protesta, esta semana son más de 4.000 los alumnos los que van a clase y algunas horas no tienen quien les imparta la materia.

El conflicto enfrenta a los docentes con el nuevo consejero de Educación, el socialista Francisco Fernández Mañanes. Su departamento -que no ha respondido a las preguntas de este periódico sobre las acusaciones de los sindicatos- ha decidido aumentar las horas lectivas en algunas semanas de septiembre y junio, en lugar de la jornada reducida de tres horas y media lectivas que disfrutaban en virtud de un acuerdo con el anterior departamento. Fernández Mañanes sustituyó en el cargo a Ramón Ruiz al frente de la consejería tras las primarias de mayo pasado en las que Pablo Zuloaga ganó con un 67% de los votos al candidato que apoyaba a Ruiz como aspirante del PSOE en las autonómicas de 2019. El enfrentamiento entre docentes y consejería comenzó cuando la asociación que agrupa a las asociaciones de madres y padres reclamó la eliminación de la jornada reducida de junio y septiembre.

El presidente de la Junta de Personal Docente, Jesús Aguayo, responsable de STEC, el sindicato mayoritario en la enseñanza, ha calificado de "lamentable falta de previsión" que la consejería publicara esta pasada semana la lista de plazas a cubrir con suplentes que no van a poder incorporarse hasta el jueves 13 de septiembre. "Los sustitutos van a llegar sin haber podido planificar absolutamente nada y sin conocer el centro", ha criticado Aguayo. "Curiosamente las listas se publicaron un día después de que el consejero de educación nos acusara de que la falta de normalidad en el inicio del curso era responsabilidad de los sindicatos", ha cuestionado.

Lejos de enfriarse y encontrar vías de solución, el conflicto puede enconarse todavía más si los profesores cumplen la amenaza de no dedicarse a las actividades extraescolares que organizan los centros. La reducción de tiempo en junio y septiembre estaba ligada a las horas que los profesores ponían de más con las extraescolares. El nuevo Gobierno cántabro se agarró a la reforma laboral del anterior presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, al decreto 14/2012, que instaura el cumplimiento de las cinco horas (también en periodo estival).

Los profesores están convencidos de que cuentan con el respaldo de la mayoría de los padres de alumnos, los principales perjudicados por el conflicto. Las extraescolares que desarrollan los centros -las que organizan las asociaciones de madres y padres no tendrán ningún problema- comenzarán a ponerse en marcha el primero de octubre. Profesores y padres confían en que la Consejería de Educación acabe ofreciendo una solución en línea con los acuerdos de los últimos años. De hecho, muchos centros -otros las han dejado en suspenso- mantienen la planificación y las matrículas abiertas, con la esperanza de que finalmente se solucionará. Algunos como el Menendez Pelayo de Torrelavega ni siquiera contemplan que los profesores rechacen participar en las extraescolares, aunque finalmente ni se computen ni se acaben compensando en una reducción del horario estival. 

Los sindicatos siguen con las espadas en alto y le recuerdan al nuevo Gobierno que el consejero de Educación ha sufrido ya cuatro huelgas cuando ni siquiera ha cumplido un año al frente del departamento, debido a una afición a "recortar derechos" que ha cambiado sustancialmente el clima entre los docentes y la consejería. El pasado domingo, dos días después del inicio del curso, el consejero Francisco Fernández Mañanes dijo que le parecía "algo terrible" la suspensión de las extraescolares. "No se deben tomar a los alumnos como rehenes de este conflicto", aseguró. El responsable de STEC le ha preguntado este lunes al consejero, cómo definiría la falta de planificación de su departamento con los sustitutos. 

Más información