Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los padres de Ashya King salen de la cárcel de Soto del Real

La justicia británica retira los cargos que pesaban sobre la pareja y la Audiencia archiva el caso

David Cameron celebra la decisión de sus autoridades por Twitter

Los padres del niño, en los extremos de la imagen, al salir de prisión.

Primero vino la criminalización. Después, la reflexión. Luego, una ola de solidaridad y, finalmente, la libertad. El Servicio de Acusación de la Corona —la fiscalía del Reino Unido— ha retirado la orden europea de detención dictada contra Brett y Naghemeh King, los padres del niño de cinco años aquejado de un tumor cerebral que fueron arrestados el pasado domingo en un hostal de Benajarafe (Málaga) después de que el jueves anterior sacaran a su hijo del hospital de Southampton en el que estaba ingresado. La pareja ha quedado hoy en libertad inmediatamente después de que la justicia británica notificara oficialmente que desistía de cualquier acción contra ellos, y alrededor de las 23.00 han salido de la cárcel de Soto del Real. Los padres de Ashya se encontraban desde el lunes en situación de “detención judicial” por un plazo máximo de 72 horas por orden del juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno. Brett King ha manifestado su deseo de ver a su hijo tan pronto les sea posible y su agradecimiento "a España e Inglaterra" por la ayuda que se les ha ofrecido.

En una breve nota emitida a media tarde, la fiscalía británica ha anunciado que dejaba sin efecto la euroorden y que no iba a tomar ninguna otra medida contra el matrimonio, que ingresó el pasado lunes en la prisión madrileña de Soto del Real. El texto añade que la retirada de los cargos, en proceso de ser comunicada a la justicia española, buscaba que la pareja “pueda reunirse con su hijo lo antes posible”.

Previamente, el primer ministro británico, David Cameron, había expresado su compasión hacia los King, que pretenden que su hijo sea sometido en la República Checa o en Estados Unidos a una terapia por protones, menos agresiva que la radioterapia convencional que se le venía aplicando. “Solo espero que se imponga el sentido común para que la familia se pueda reunir con el pequeño y se le pueda dar el mejor tratamiento, ya sea en el Reino Unido o en otro sitio”, ha declarado Cameron, quien, en febrero de 2009, vivió la muerte de un hijo de seis años por una rara parálisis cerebral.

La situación procesal del matrimonio ha cambiado radicalmente en cuestión de horas. Brett, de 51 años, y Naghemeh, de 45, estaban acusados de un delito de crueldad contra un menor de 16 años, un tipo penal sin equivalencia exacta en la ley española y que podría equipararse a los malos tratos en el ámbito familiar. La policía británica inició su persecución el mismo jueves después de que sacaran al menor del hospital de Southampton sin permiso de los médicos. Pronto, los medios ingleses, en especial los tabloides, acusaron a los padres de secuestradores. En las primeras crónicas se deslizaba la condición de los padres —que tienen otros seis hijos— de Testigos de Jehová como posible causa de la huída del centro sanitario.

El matrimonio estaba acusado de  un delito de crueldad a un menor de 16 años; en España podría equipararse a los malos tratos en el ámbito familiar

Fuentes jurídicas sostienen que el relato de hechos realizado por la policía británica en la Orden Europea de Detención y en la que se alertaba de un riesgo inminente para la vida del niño “no se compadece con la realidad”. Tras ser arrestados en un hostal del núcleo costero de Benajarafe, al que se habían trasladado con todos sus hijos, los King relataron al juez Moreno que su intención era vender una propiedad que poseen en Casares (Málaga) para poder costearse el tratamiento alternativo para Ashya. Una serie de vídeos en Youtube mostraban que la familia había viajado con material para seguir alimentando y cuidando al menor enfermo.

Como precaución, el juez Moreno reclamó al Hospital Materno Infantil de Málaga un informe urgente sobre el estado de salud del niño. El centro sanitario informó de que Ashya se encontraba en buen estado dentro de su enfermedad y que la familia no se está oponiendo al tratamiento. El niño se encuentra acompañado en la planta de Oncología Pediátrica del hospital malagueño por su hermano mayor, Daniel, de 23 años. Paralelamente, el hospital inglés donde estaba ingresado el niño notificó que es “básico” que este esté acompañado de sus padres en todo momento, como había estado sucediendo hasta ahora.

El juez Moreno había citado a la pareja hoy miércoles a las 11 de la mañana para decidir sobre su situación. La Fiscalía de la Audiencia Nacional tenía previsto solicitar su puesta en libertad. Finalmente, el desestimiento de la justicia británica hizo innecesario poner más obstáculos procesales entre el pequeño Ashya y sus padres.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información