Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Se suicida un hombre que se atrincheró durante 20 horas en un bar de Zaragoza

La policía irrumpió en el establecimiento cuando escuchó varias detonaciones

El fallecido no retuvo a nadie ni hizo ninguna petición

Los GEO y los negociadores, ante el bar Maxi 2. Ampliar foto
Los GEO y los negociadores, ante el bar Maxi 2. EFE

Casi veinte horas ha durado la pesadilla que ha terminado con el suicidio de un hombre de 62 años que se atrincheró en un bar de la calle La Salina, del zaragozano barrio del Gancho, el lunes a las once de la noche. Durante todo ese tiempo Luis Pedro R.G. ha permanecido solo en el bar Maxi 2 sin atender los requerimientos de la policía, ni de sus familiares para que depusiese su actitud. Poco antes de las siete de la tarde y cuando los agentes se disponía e entrar tras varios intentos, el hombre se refugió en una estancia más pequeña donde los policías, tras escuchar un disparo, encontraron su cadáver.

Las razones del suceso, que ha mantenido en vilo a los vecinos de la calle y las de los alrededores, podrían ser sentimentales ya que el bar es propiedad de su ex compañera sentimental,. Una mujer nigeriana a la que prestó dinero para el traspaso y las reformas y que ha accedido a participar en las negociaciones para que depusiera su actitud. Ni ella ni sus familiares su madre, su hermana y un hijo han logrado su objetivo. Luis ha estado durante todo el tiempo tranquilo, nunca retuvo a nadie, pero tampoco atendió a los que le pedían que saliese.

Un negociador de la policía permaneció durante todo el tiempo con el hombre para que atendiese a sus razones. Durante la tarde del martes se hicieron intentos de entrar en el local ya que el hombre se había atrincherado en un altillo del bar pero el acceso , según los portavoces de la policía, era complicado y confiaban en que el cansancio hiciese mella en el hombre y que este saliese por su propio pie. Un equipo de los GOES (Grupos Operativos Especiales de Seguridad)de la Policía Nacional y agentes de la Policía Local, habían cortado las calles aledañas desde la noche del lunes. Algunos vecinos tuvieron dificultades para acceder a los pisos situados sobre el bar, la policía intentaba evitar que los ruidos pusiesen nervioso al atrincherado.

Sus familiares hablaban con él desde la calle, Fátima su ex-`pareja tambièn intentó que saliese pero nadie lo logró. La policía confiaba en otro desenlace sobre las seis de la tarde del martes irrumpieron en el local con gases para hacerle salir. Entonces el hombre se metió en otro cuarto y se quitó la vida con una pistola que había comprado, según declaraciones de su ex- pareja recientemente. Ella misma declaró que nunca antes había mostrado una actitud agresiva y creía que el encierro era una forma de llamar la atenciòn. Si parece que hubo una discusiòn con ella y algunos apuntaban a que la causa podría estar en el préstamos que le hizo de unos 30 mil euros para reformar el local. El abandono de ella pudo ser el detonante