Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mortalidad por infarto varía un 50% entre comunidades

Los cardiólogos culpan de la diferencia a la organización de los servicios

Un 9,57% de las personas que llegan a un hospital tras sufrir un infarto en la Comunidad Valenciana fallece; en Navarra, lo hace el 6,06%. Esta diferencia de más de un 50% ha sido puesta de manifiesto en un trabajo que presentó ayer la Sociedad Española de Cardiología (SEC) en Madrid. Este es solo uno de los indicadores —quizá el más llamativo— de una situación que se repite en los distintos indicadores que han medido. Por ejemplo, Andalucía tiene cuatro veces más reingresos después de un infarto que Navarra; Aragón multiplica por cuatro la mortalidad después de una angioplastia de La Rioja, o Murcia cuadruplica la mortalidad después de un by-passde Extremadura, por poner solo unos casos.

Fuente: Sociedad Española de Cardiología. pulsa en la foto
Fuente: Sociedad Española de Cardiología.

Hay incluso indicadores de interpretación más dudosa: el tiempo medio que se permanece hospitalizado después de un infarto en Canarias es de 10,36 días, mientras en Cantabria es de 6,54. Por sí solo este factor no sirve para medir la calidad de un servicio, ya que aunque lo ideal es estar el menor tiempo posible, hay que considerar otros elementos, como la mortalidad o los reingresos posteriores.

El presidente de la SEC, José Ramón González-Juanatey, afirma que estas diferencias son preocupantes, pero tienen una explicación clara: “En las comunidades donde hay programas específicos para tratar el infarto los datos son mejores”. Y, hecho el diagnóstico, viene la solución: “Es una cuestión de organización. Poner en marcha programas como el Código Infarto, que establece protocolos para tratar antes y mejor estos eventos, no supone un gran coste añadido”.

González-Juanatey apunta que hay otro factor que en estos datos no se ve, pero que los cardiólogos han detectado: “Casi tan preocupante como la desigualdad entre comunidades está la que se da entre hospitales. No todos están igual de preparados”.

Más información