Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Manifestantes antiabortistas reclaman más medidas de apoyo a la maternidad

Activistas de Femen irrumpen en la marcha convocada por la plataforma Sí a la Vida

Activistas de Femen durante la manifestación contra el aborto.
Activistas de Femen durante la manifestación contra el aborto. EFE

Miles de personas, más de 100.000 según los organizadores y unos 6.000 según fuentes policiales, se han manifestado este domingo en Madrid en contra del aborto, a favor de la vida desde la concepción y por el apoyo a la maternidad. "La caída de la natalidad es la verdadera 'bomba demográfica' de nuestra época", rezaba el manifiesto leído al final de la marcha.

La manifestación, que se ha celebrado por cuarto año consecutivo, ha sido organizada por la plataforma Sí a la Vida, integrada por más de 500 entidades civiles, que han convocado setenta actos en toda España, similares a otros en Latinoamérica, Estados Unidos y Europa. Al final de la marcha, cinco activistas de la organización feminista Femen han irrumpido al grito de "Provida, genocida", con el pecho descubierto y la cara maquillada como una calavera. Han sido reducidas rápidamente por la policía, que las ha identificado pero no se las ha llevado detenidas.

Entre banderines verdes, algunas banderas de España y lemas como "¡Dejen a los niños vivir!", los manifestantes han reclamado políticas activas que protejan la maternidad, para que las mujeres sean "madres en libertad", además de reivindicar la vida como "principal derecho humano".

Ignacio García, director general del Foro de la Familia, ha dicho que el proyecto de reforma de la ley del aborto impulsado por el Gobierno es un paso, pero no la ley que ellos quisieran porque el objetivo es que no haya ningún aborto. En su opinión, si todas las mujeres embarazadas recibieran ayuda ninguna abortaría.

Ignacio Arsuaga, presidente de Derecho a Vivir, ha vaticinado que el Gobierno va a dejar este proyecto legislativo "en el cajón" hasta que pasen las elecciones europeas, lo que ha considerado un "tremendo error".