Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos centenares de famosos piden a la prensa británica que acepte regularse

El código de autorregulación fue propuesto a raíz del escándalo de las escuchas ilegales del ya desaparecido tabloide 'News of The World'

El presidente de News Corporation, Rupert Murdoch.
El presidente de News Corporation, Rupert Murdoch. REUTERS

Son más de 200 y tienen dos cosas en común: son (casi todos) famosos y quieren que la prensa británica acepte un código de autorregulación cuyo cumplimiento sea controlado de forma independiente y no solo por la propia industria. Por eso han firmado un manifiesto a favor de ese código, que sigue pendiente casi 16 meses después de que el ex juez Brian Leveson defendiera su creación tras una investigación de más de un año sobre los abusos de la prensa británica que se inició a raíz del escándalo de las escuchas ilegales del ya desaparecido tabloide News of The World.

La declaración ha sido coordinada por Hacked Off, la campaña, liderada por el actor Hugh Grant para poner coto a la injerencia de los medios en la vida de famosos como él y gente menos famosa que se ha visto también afectada por problemas de intrusismo de los medios. “Creemos que la libertad de prensa es una piedra angular de la democracia. Debería ser valiente al denunciar la corrupción, al obligar a los poderosos a rendir cuentas y al luchar por los indefensos”, arranca la declaración. “No tiene nada que perder, y solo puede acentuarse, por el reconocimiento de las prácticas que se dan en su seno y actuando de manera firme para asegurarse de que no se repiten”, añade el texto.

“También creemos que los directores y periodistas aumentarán el aprecio que les tiene el público si aceptan algún tipo de autoregulación que sea auditada de forma independiente en línea con las recomendaciones del juez lord Leveson y establecidas en la Cédula Real de 30 de octubre de 2013”, continúa la declaración. Y concluye: “En nuestra opinión esa cédula salvaguarda a la prensa de interferencias políticas al tiempo que ofrece una protección vital a los vulnerables”.

La declaración ha sido coordinada por Hacked Off, la campaña liderada por el actor Hugh Grant

La declaración tiene el apoyo de multitud de famosos. Abunda la gente del espectáculo, como el propio Grant, John Cleese, Alfonso Cuarón, Stephen Fry, Bob Geldof, David Gilmour, Stephen Frears, Dawn French, Miranda Hart, Terry Jones, Joanna Lumley, Emma Thompson, Mike Leigh, Maggie Smith, David Tennant, Sam Mendes, Ian McKellan o Michael Palin. Hay también sacerdotes, como el anterior arzobispo de Canterbury, Rowan Williams. Autores, como A.C. Grayling, J.K. Rowling, Anthony Seldom, Kazuo Ishiguro o Salman Rushdie. Activistas como Peter Tatchell o el abogado Michael Mansfield. Exfutbolistas como Gary Lineker. Periodistas como Will Hutton, Polly Toynbee, Jemima Khan. Diseñadores como Terence Conran. O gente que simplemente firma como “víctima de los abusos de la prensa”, como John Tulloch, Jane Winter, Kate y Jerry McCann, Mo George, Paul Dadge, James y Margaret Watson o una persona que firma con las iniciales HJK.

Los tres grandes partidos políticos británicos y el grupo Hacked Off pactaron la Cédula Real de octubre de 2013, que contempla la introducción de un sistema de autorregulación que puede ser modificado por el parlamento y que ha sido rechazado por la industria por entender que eso abre las puertas a que se puedan introducir medidas de control con carácter político. El Gobierno, a su vez, rechazó la propuesta alternativa presentada por la prensa.