Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Bienestar Inteligente

Una casa limpia para un mundo verde

Cada vez más ciudadanos buscan productos de limpieza respetuosos con el medio ambiente

Una droguería en Madrid.
Una droguería en Madrid.

Tener la casa y la ropa limpia es una necesidad básica, pero también tiene un impacto en nuestro medio ambiente. Los productos de limpieza que utilizamos a diario llevan sustancias químicas que, en algunos casos, pueden ser nocivas. A pesar de que la industria se ha esforzado durante las últimas décadas para reducir el uso de esta clase de sustancias, cada vez más consumidores se esfuerzan para hacer que la huella que su limpieza diaria deja en el entorno sea la menor posible.

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2012 cada hogar español consumió de media alrededor de 164 euros en productos de limpieza doméstica: un mercado de 2.965 millones de euros. Muchos de ellos para uso específico: limpiadores para cristales, para suelos, para baños, para vitrocerámicas. Una exageración, según los ecologistas: “No son necesarios tantos productos de limpieza diferentes”, afirma Dolores Romano, responsable de políticas de productos químicos de Ecologistas en Acción. “Un hogar se puede mantener limpio con muy poco”. La clave está, afirma Romano, en “aprender a limpiar”: “Hay que conocer qué necesitamos para limpiar cada tipo de suciedad. El polvo lo podemos limpiar con un trapo humedecido en agua o podemos utilizar un producto que contenga disolventes y fragancias tóxicas”.

Para Romano, en casa los ingredientes básicos para limpiar son “agua, jabón y vinagre o limón. A partir de aquí podemos complicarnos todo lo que queramos”. Entre los productos de limpieza de la abuela también se encuentran el bicarbonato y el percarbonato de sodio. “Para limpiar la nevera, de toda la vida, se ha usado el bicarbonato mezclado con agua”, recuerda Joaquín Jiménez, droguero del mercado del madrileño barrio de San Blas. “Además, medio vaso de bicarbonato dentro de la nevera quita los malos olores”. El percarbonato, por su parte, reemplaza al perborato de sodio como oxigenante. “Dos cucharadas de esto al detergente sirve para oxigenar y blanquear la ropa”, apunta Jiménez.

Cada hogar español gasta al año de media 164 euros en productos de limpieza: "Demasiado", dicen los ecologistas

Los expertos ven con circunspección el uso de estos productos tradicionales. “El efecto del bicarbonato, como álcali que es, no es más que aumentar el pH del agua”, señala Antonio Tijero, profesor de Productos Químicos de Consumo en la Universidad Complutense de Madrid. En lo que respecta al vinagre, su uso como limpiador es “poco eficaz”, según Tijero. Además, indica, “aunque convirtamos todo el vino en vinagre, dudo que lleguemos a cubrir la demanda”.

Los productos industriales con ingredientes no sintéticos (que se suelen etiquetar como ingredientes “naturales”) suelen ser más caros que los normales. “Hay algunos, elaborados con ingredientes sintéticos o con mezclas de ingredientes sintéticos y no sintéticos, que son menos peligrosos y suelen tener un precio similar al de los productos convencionales”, señala Romano.

Desde un punto medioambiental, apostar por usar ingredientes menos dañinos vale la pena. “Las sustancias químicas que contienen los productos de limpieza acaban en el medio ambiente”, afirman desde Ecologistas en Acción, “contaminando el agua, a través de los vertidos por los desagües, o el aire, al volatilizarse”. El principal problema es el efecto de sustancias como los fosfatos o los derivados del nitrógeno, presentes en muchos productos de limpieza. Estos subproductos aumentan la capacidad del agua para retener nutrientes —la llamada eutrofización, considerada una forma de contaminación por el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP, en sus siglas en inglés). Los fosfatos, sobre todo, sirven para reducir el efecto de las aguas muy duras —muy cargadas con minerales— en los tejidos. “Las dosis recomendadas por los fabricantes son promedios”, advierte Tijero. “En aguas de poca dureza, como las de Madrid, son excesivas”.

Los expertos piden cautela a la hora de usar recetas tradicionales para limpiar

Desde Ecologistas en Acción también señalan los efectos sobre la salud de muchos de los componentes químicos utilizados por los productos de limpieza. “Tenemos que tener en cuenta que los productos de limpieza acaban contaminando nuestros hogares y ropa. Sin querer, podemos estar sustituyendo la suciedad por sustancias tóxicas”, apunta Romano.

La industria de los productos de limpieza afirma haber avanzado en hacer sus productos más sostenibles, sea sustituyendo compuestos químicos por otros menos nocivos —tanto en el proceso de fabricación como en el producto final—, sea concienciando a los consumidores para un uso más responsable de sus productos a través de programas como Cleanright. “Hemos colocado unas bases sólidas para cumplir con los aspectos económicos, sociales y medioambientales de nuestra estrategia”, afirma Valérie Séjourné, portavoz de temas de sostenibilidad de AISE, la patronal europea del sector. Pero a pesar de las buenas intenciones, los programas de la industria están todavía pendientes de completar: la propia patronal reconoce que esperará hasta 2015 para cumplir con la directiva europea que le obliga a etiquetar los productos peligrosos.

Más información