Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los suicidios suben un 11% en 2012 hasta los 3.539, la mayor tasa desde 2005

Es la principal causa de muerte no natural por encima de los accidentes de tráfico, según el INE

Enfermedades circulatorias y cáncer, principales causas de fallecimiento

Suponen, respectivamente, 30,6 y 27,5 por cada 100 defunciones

Crecen las muertes por enfermedades respiratorias por el repunte de la gripe en febrero y marzo

La cifra de suicidios en España creció en 2012 hasta los 3.539 casos. La cifra, un 11,3% más alta que la del año previo, es la mayor que se ha registrado en el país desde 2004 (entonces fueron 3.507), según los últimos datos sobre defunciones por causa de muerte difundidos esta mañana por el Instituto Nacional de Estadística (INE) que vuelve a recoger este fenómeno como la principal causa de muerte no natural por encima de los accidentes de tráfico. El estudio recoge además un incremento total de las defunciones -tanto por causa natural como por causas externas- de 15.039 casos. En total, en 2012 fallecieron en España 402.950 personas, un 3,9% más que en 2011.

Poner fin a la propia vida fue una práctica mucho más extendida entre los hombres que entre las mujeres. De los 3.539 casos registrados en 2012, 2.724 correspondieron a hombres frente a las 815 mujeres que fallecieron por esta causa. La cifra es especialmente pronunciada en la franja de edad que va de los 25 a los 34 años. Según los datos del INE, el suicidio fue la segunda causa de muerte solo por detrás de los tumores en ese intervalo.

Fuente: Instituto Nacional de Estadística (INE).
Fuente: Instituto Nacional de Estadística (INE).

Con estos datos, la tasa de suicidios por cada 100.000 habitantes en España se sitúa en 7,6 (en 2011 era de 6,2, según datos de la OCDE) y se acerca a otros países de nuestro entorno con cifras más altas como Reino Unido (6,5 suicidios por cada 100.000 habitantes en 2011) Portugal (8,5), Países Bajos (9,5) o Alemania (10,8), aunque sigue muy lejos de las tasas disparadas de Corea del Sur (33,3) o Japón (20,9).

Sin embargo, al verlo en perspectiva se ve que el número de suicidios oscila entre los 3.000 y los 3.500 desde hace 10 años. Lo que sí ha sucedido es que frente a una tasa decreciente desde 2008, a partir de ese año vuelve a aumentar.

¿Quiere esto decir que la crisis económica ha llevado aparejada un incremento en el número de suicidios? No, a juicio de Santiago Durán-Sindreu, psiquiatra responsable del Plan de Prevención del Suicidio del Hospital de Sant Pau de Barcelona. “Hay una coincidencia en el tiempo entre ambos factores, pero no podemos decir que exista una relación de causa efecto, eso sería atrevido”.

Duran-Sindreu considera que el incremento en la tasa “no es alarmante” ya que las cifras no dejan de moverse en unas tasas similares a las que había antes de la caída de los últimos años. Pero sí resulta un aumento “llamativo” y cree que por ello, es una cuestión a la que deberían prestar atención las autoridades sanitarias.

El psiquiatra reclama la puesta en marcha de un plan de prevención del suicidio, como el que ya tienen otros países de la Unión Europea o comunidades autónomas como Cataluña, que presentó un programa específico destinado a tal fin en diciembre denominado Código Riesgo de Suicidio.

Por lo demás, las enfermedades del sistema circulatorio (30,3%), los tumores (27,5%) y las enfermedades respiratorias (11,7%) fueron, como cada año, las principales causas de muerte. El informe destaca un importante repunte de estas últimas del 12,1% sobre el año anterior así como de los trastornos mentales y del comportamiento (que incluye el Alzhéimer) del 12,2%, enfermedades que suelen afectar a personas de edad avanzada.

La causa, según el INE, sería la epidemia de gripe de la temporada 2011-2012 que tuvo su pico de máxima incidencia en febrero de 2012. Ese pico, según el estudio provocó que las muertes por enfermedades respiratorias y mentales en febrero y marzo se disparara un 53,6% y un 41,2% respecto a los mismos meses de 2011. Esa especial incidencia de la gripe en esos meses generó un incremento importante de la mortalidad por neumonía, bronquitis, enfisema...

Las patologías concretas que más muertes causaron fueron las isquémicas del corazón (infarto, angina de pecho..), aunque con un mínimo descenso del 0,2% respecto al año anterior. Le siguieron las enfermedades cerebrovasculares (ictus, aneurisma...). Las primeras fueron la primera causa de muerte entre los hombres y las segundas, entre las mujeres. Los tumores más mortíferos fueron los de bronquios y pulmón, seguidos por el cáncer de colon. Entre las mujeres, el tumor que más muertes causó fue el de mama, aunque disminuyó un 0,4% respecto al año anterior.

El dato tan escandaloso de las muertes por enfermedades del sistema respiratorio no lo parece tanto cuando se ve en perspectiva. "Siempre crecen por encima de la media", afirma José Miguel Rodríguez González-Moro, responsable de Relaciones Institucionales de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ). Rodríguez afirma que eso tiene dos causas. Por un lado "todavía estamos sufriendo los efectos de la epidemia de tabaquismo de hace 20 años, con tasas de fumadores por encima del 40%. A diferencia de las enfermedades cardiovasculares, el daño del tabaco en los pulmones dura mucho más, hasta 30 años". De ahí que haya casos de cáncer de pulmón y de enfermedad pulmonar obstructiva crónica en personas que dejaron de fumar hace 15 años, explica.

La otra es el continuo aumento de las neumonías. "Tenemos una población muy envejecida, y las infecciones respiratorias, que es la puerta de entrada, es lo que los trae sobre todo a los hospitales. Pocas personas mueren de alzhéimer, pero sí de una infección adquirida teniendo alzhéimer", afirma. "Las infecciones atacan a personas con otras enfermedades de base".