Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El robot chino ‘Yutu’ se despide desde la Luna

El vehículo iba a funcionar tres meses, pero ha sufrido un grave fallo técnico

Imagen del vehículo rodante ‘Yutu’ en el suelo lunar tomada por el módulo descenso de la misión Chang 3E el 17 de diciembre.rn
Imagen del vehículo rodante ‘Yutu’ en el suelo lunar tomada por el módulo descenso de la misión Chang 3E el 17 de diciembre.

El robot rodante chino Yutu, que llegó al suelo lunar hace un  mes y medio, parece que ha terminado su misión debido a una avería. Estaba previsto que funcionase tres meses. “Los jefes están trabajando contra reloj. Pese a ello, sé que puedo no superar esta noche lunar”. Con este mensaje, simulando que es el propio Yutu el que se despide desde la Luna, presentó la situación la agencia oficial china Xinhua. “Si esta misión se suspende antes de lo previsto, no tengo miedo; no importa si pueden arreglarme o no, creo que he proporcionado a los jefes mucha información valiosa y experiencia”, continúa, supuestamente, el mensaje final del robot que recogió ayer el South China Morning Post. “No estoy tan mal… como otros héroes en otras historias, he tenido algunos problemas en mi aventura”. Xinhua recuerda que la mitad de las misiones lunares han fallado de alguna manera.

Lo que no han explicado los responsables de la misión ni las autoridades chinas es qué le ha pasado exactamente al Yutu, aludiendo a un vago “problema por las complicadas condiciones en la superficie lunar”. El Diario del Pueblo, periódico oficial del Gobierno chino, informó ayer del fallo del robot indicando que no podría despertarse más, según recogió Europa Press. El robot entró a finales de la semana pasada en su segundo período de hibernación para soportar las bajas temperaturas y la oscuridad de la prolongada noche lunar, que dura dos semanas terrestres.

El Yutu, el vehículo rodante de la misión Chang 3E, llegó a la luna el pasado 14 de diciembre en el módulo de descenso que convirtió a China en la tercera potencia en lograr un aterrizaje controlado en el satélite natural terrestre, tras la antigua Unión Soviética y EE UU. La misión se inscribe el plan de exploración que China puso en marcha con dos sondas orbitales en la Luna (en 2007 y 2011) y que debe continuar ahora con una nave que traiga muestran lunares a la Tierra. Será hacia 2017. El plan es que tres años después, hacia 2020, los taikonautas chinos repitan la hazaña de los astronautas de la NASA que pisaron la Luna.

De momento la atención está centrada en el Yutu. El problema se detectó en el vehículo justo antes de que entrar en la segunda hibernación al producirse un problema mecánico, según informó el South China Morning Post, citando también la opinión de un experto europeo acerca del fallo: puede que un problema de los motores eléctricos haya impedido el plegado de los paneles solares, y entonces los componentes electrónicos internos del vehículo no estarían protegidos contra el frío extremo de la noche lunar y se estropearían. Tal vez el polvo ha bloqueado el mecanismo de cerrado.

Un día lunar dura unos 28 días terrestres: dos semanas de luz diurna y dos semanas de noche con 173 grados centígrados bajo cero, frente a los 100 grados sobre cero de día. Para el suministro de energía, tanto el Yutu como el módulo de descenso llevan paneles solares y un generador de radioisótopos. El módulo se puso en hibernación para pasar su segunda noche lunar el pasado viernes, y el Yutu lo hizo el sábado, cuando surgieron los problemas técnicos.

En el mes y medio que lleva en la Luna, la Chang 3E se ha apuntado triunfos muy notables, incluido el mismo aterrizaje controlado, el despliegue del Yutu, sus 100 metros recorridos por el suelo allí, la toma de muestras con el brazo robótico y los primeros análisis de minerales, así como las imágenes tomadas del entorno lunar y de la Tierra vista desde allí, ha informado Space.com.