Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El borrón y cuenta nueva del PP indigna y preocupa en Italia

Los medios ven con insólita atención la propuesta de Madrid sobre el aborto. Los titulares hablan de una "vuelta al pasado"

Los medios italianos están observando con insólita atención la propuesta de Madrid sobre el aborto. Los titulares repiten el mismo concepto: “La vuelta al pasado de Rajoy”, el “frenazo de España”, el “apretón de tuerca”.

La agencia Ansa (homóloga de EFE) tilda la propuesta de detrofront (marcha atrás) y se extraña porque “el primer ministro católico y conservador Mariano Rajoy encargó este diseño de ley al ministro de Justicia Alberto Ruiz Gallardón y no a la titular de Sanidad, Ana Mato”. “La contra-reforma española en materia de aborto está lista. —arranca su crónica en La Repubblica Omero Ciai— Antes de finales de año será presentada al Parlamento la nueva ley del Ejecutivo de centro derechas, que borra la que fue aprobada por el último Gobierno socialista en 2010. El texto sigue siendo secreto pero, por lo que ha trascendido, pondría atrás el reloj hasta 1985, el año de la primera norma sobre la interrupción del embarazo”.

Ciai recuerda cómo la tramitación de la ley de 2010 fue acompañada en las calles de Madrid por multitudinarias y rabiosas marchas de protesta, “tanto que la prohibición del aborto se transformó en uno de los puntos cardenales de la última, victoriosa, campaña electoral de Rajoy”. Los medios locales, no muy acostumbrados a poner la lupa más allá de los Alpes, comparan la tendencia actual con los años de Zapatero, durante los cuales habían transformado España en una especie de El Dorado de los derechos civiles. El borrón y cuenta nueva de los populares indigna y preocupa.

Chiara Lalli, filósofa y periodista puntera en temas de género (su último libro es La verdad por favor sobre el aborto) apunta que el debate explotó en España mientras los eurodiputados rechazaban la relación de la socialista portuguesa Édite Estrela. En la página de la edición nacional de Wired, Lalli desmonta algunas de las argumentaciones típicas —y universales— del frente pro-vida, “que sin embargo sería más correcto definir no-choice”, escribe. Por ejemplo, remarca irónica, si el embrión es vida, ¿por qué deja de serlo si es fruto de una violencia?. “Sobre todo si las condiciones materiales son difíciles, como en esta coyuntura, —escribe Elisabetta Ambrosi en un blog de Vanity Fair— la libertad del cuerpo es inviolable. Lo contrario significa precipitar en el Medievo. Lo que ocurre en España es un shock psicológico, porque nace tras una temporada laicísima. Lo que ocurre en España nos afecta a todos. Tendríamos que hacer oír nuestra voz hasta allí, para todos ellos”.