Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Polémica en Francia por un manifiesto a favor de la prostitución

El texto, que se publicará en la revista 'Causeur', proclama: “¡No toques a mi puta!”

Está firmado por 300 intelectuales

Manifestación en Francia a favor de la legalización de la prostitución.rn Ampliar foto
Manifestación en Francia a favor de la legalización de la prostitución. afp

Todo en esta iniciativa parece una provocación. Titulado El manifiesto de los 343 cabrones —una referencia a la carta abierta firmada, en 1971, por 343 mujeres a favor del aborto— y subtitulado No toques a mi puta, el texto que debe publicarse en la próxima edición de la revista francesa Causeur y que circula desde hace unos días en Internet, ha puesto en pie de guerra a feministas y asociaciones diversas. Firmado por intelectuales y artistas, se opone a un proyecto de ley que prevé penalizar con multas de hasta 3.000 euros a los clientes de la prostitución y que la Asamblea francesa se dispone a examinar este mes.

“Algunos de nosotros han ido, van o irán de putas... y ni siquiera se avergüenzan”, dice el manifiesto. “Consideramos que cada uno tiene derecho a vender libremente sus encantos... y a que le guste. Y nos negamos a que unos diputados decreten normas sobre nuestros deseos y nuestros placeres”, añade. “Nos gusta la libertad, la literatura y la intimidad. Y cuando el Estado se ocupa de nuestros culos, las tres están en peligro”, señala el texto, que concluye con otra provocación: “Todos juntos proclamamos: ¡No toques a mi puta!”, otra referencia a un combate histórico de la izquierda, en este caso al lema ¡No toques a mi colega! popularizado en los años ochenta para la asociación SOS Racisme.

De los 343 cabrones (en francés, salauds), solo se ha revelado de momento el nombre de figuras conocidas como el escritor Frederic Beigbeder, el humorista Basile de Kosh, marido de la líder del movimiento contra los matrimonios entre personas del mismo sexo, Frigide Barjot; el periodista y polemista Eric Zemmour, o el abogado Richard Malka, letrado entre otros de Dominique Strauss-Kahn. Además, se ha creado una web (343connards.fr) montada como una caza al hombre con la foto de los firmantes conocidos. Desde ella se puede mandar un mensaje de Twitter al personaje elegido, en el que se le dice: “¡Ninguna mujer es tu puta, gilipollas!”.

Críticas de las feministas

El manifiesto recuerda —o pretende recordar— al escrito en 1971 por Simone de Beauvoir para reclamar el derecho al aborto. Publicado en el Nouvel Observateur, 434 mujeres afirmaban en él haber abortado, cuando aún era ilegal en Francia. El documento ha quedado en la historia como el de las 434 salopes, por la portada que le dedicó el semanario humorista Charlie Hebdo. La referencia a uno de los combates históricos del feminismo para titular un texto que defiende el derecho —en su inmensa mayoría de los hombres— a recurrir a los servicios de una persona que se prostituye —de nuevo, en general mujeres— no ha gustado nada a los círculos progresistas. “Las 343 salopes pedían disponer de su cuerpo, los 343 salauds piden disponer del cuerpo de las demás”, se indignó la portavoz del Gobierno y ministra de los derechos de la mujer, Najat Vallaud-Belkacem.

También ha reaccionado la asociación SOS Racisme, que recordó que el precursor del lema No toques a mi colega sigue secuestrado en Siria. "Al margen del lado falsamente provocador de su título y de sus firmas, ese llamamiento desvirtúa demasiados combates; incluido el del derecho al aborto, fundamental", señala la organización. "Al reutilizar de forma torpemente irónica, por no decir cínica, eslóganes de las luchas de emancipación desde hace más de 40 años, el llamamiento hace una inversión inaceptable".