Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
violencia machista

Un hombre confiesa el asesinato de su novia embarazada de siete meses

La mujer, cuyo cuerpo aún no se ha encontrado, había desaparecido hace un mes

Los restos se buscan en un vertedero de animales al que van a alimentarse los buitres

Solo seis de las 40 mujeres víctimas de la violencia machista habían denunciado

Un hombre fue detenido ayer en Cifuentes (Guadalajara) acusado asesinar a su pareja, que estaba embarazada de siete meses. José Miguel B. V. confesó que había matado a su mujer, Carolina C. C., de un fuerte golpe en la cabeza tras una discusión y que después había arrojado su cuerpo a un muladar ——un vertedero de animales al que van a alimentarse los buitres—. La Guardia Civil busca ahora el cadáver de Carolina, de 30 años, en un terreno de La Riba de Saelices, de donde era originario el hombre.

José Miguel B. V., que es el carnicero del pueblo, había denunciado días antes la desaparición de su pareja, informaron fuentes de la investigación. Sin embargo, según los testimonios de algunos vecinos recogidos por Efe, el hombre relataba en su entorno que Carolina le había abandonado y le había dejado al cargo de sus hijos, nacidos de un matrimonio anterior. La mujer no había presentado denuncias por violencia de género, según la subdelegación de Gobierno de Guadalajara. El Juzgado de Instrucción número 2 de Guadalajara ha decretado el secreto de sumario.

Este asesinato eleva a 40 el número de mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas en lo que va de año. Carolina C. C. es además a segunda víctima conocida en 48 horas, según el cómputo de la Secretaría de Igualdad. Ayer fue detenido un hombre que confesó haber descuartizado a su pareja, una joven de 24 años, en una casa de campo en el término municipal de Torremanzanas (Alicante).

De las 40 fallecidas, 29 eran españolas y 11 extranjeras. Solo seis de las víctimas había denunciado maltrato, aunque solo una tenía orden de protección en vigor. 21 convivían con el agresor.