Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Los chicos con TDAH necesitan atención constante para que no fracasen”

Gloria Insensé tiene un hijo con déficit de atención y se queja de la reducción de profesorado que atiende a alumnos vulnerables

Gloria Insensé, junto a su hijo Guillem, en su casa.
Gloria Insensé, junto a su hijo Guillem, en su casa.

Guillem Tamayo, de 16 años, padece TDAH de tipo combinado, es decir, con déficit de atención e hiperactividad. Siempre ha estudiado en la escuela pública y ordinaria. Pero los recortes de los últimos años han ido mermando la atención especializada que requiere. Primero fue la reducción de profesorado, el aumento de las ratios de alumnos por aula o el retraso del nombramiento de los sustitutos hasta pasadas dos semanas. “Antes en el instituto los profesores lo ayudaban mucho, estaban mucho por él. Con los recortes, se redujeron grupos y los profesores no tenían tanto tiempo para él”, se lamenta su madre, Gloria Insensé.

La queja de la madre coincide con la de muchos padres y centros respecto a que la atención a los alumnos con dificultades está siendo la principal afectada por la reducción del profesorado. “Las escuelas deben organizarse. ¿Y qué es lo que pringa? Pues la atención a la diversidad”, constata. Gloria añade que el último recorte que han sufrido es la desaparición del instituto del Técnico en Integración Social (TIS), que “servía de referencia a todos los chicos con dificultades, que hacía tareas de orientación y de apoyo piscopedagógico”.

También está siendo notorio este curso la reducción del personal de apoyo o veladores. La Generalitat recortó este curso un 10% la dotación presupuestaria para contratar este tipo de profesionales, cosa que se ha traducido en algunos casos reducciones del 50% del horario, a pesar de tener el mismo número de niños a atender.

Gloria alerta de las consecuencias de este tipo de recortes. “La atención constante es imprescindible para evitar que estos chicos abandonen y fracasen escolarmente. Son niños que tienen autoestima muy baja y muy poca motivación, se tienen que sentir comprendidos”, explica desde su casa en Barcelona.

Aunque no cree que las huelgas solucionan las cosas, esta madre defiende la protesta de este jueves como una forma de reivindicar el sector público, tanto el educativo, como el sanitario. “Con la crisis, la gente deja lo privado y se va a la pública, así que lo que la administración debe hacer es defender lo público, en educación y también la sanidad”, remacha.