Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia las incluye en el Código Penal

Un comité galo edita 70.000 folletos para sensibilizar a rectores y alumnos

Novatada a dos jóvenes estudiantes en Lyón.
Novatada a dos jóvenes estudiantes en Lyón. afp

Oficialmente prohibidas desde 1998, las novatadas son en Francia un delito contemplado en el Código Penal y castigado con un máximo de seis meses de cárcel y 15.000 euros de multa. Pero cada mes de septiembre salen nuevos casos a la luz, y el Estado se ve obligado a recordar a los rectores, profesores y alumnos que el bizutage no está permitido. El año pasado, un alumno de la escuela militar francesa de Saint-Cyr murió ahogado en un lago durante un curso-novatada organizado por sus compañeros de promoción. Durante 2012, el Comité Nacional Contra las Novatadas (CNCB, por sus siglas en francés) recibió 31 denuncias de víctimas de degradaciones y chantajes, y seis de ellas ocurrieron en las grandes escuelas universitarias, donde estudian mayoritariamente los hijos de las élites nacionales.

 

Esta semana, el CNCB ha lanzado una nueva campaña de sensibilización y ha editado 70.000 folletos, que han sido difundidos entre los estudiantes por sus compañías de seguros, explicando los riesgos y la reglamentación penal de las novatadas. Los expertos alertan de que la práctica llamada “fin de semana de integración” (coloquialmente, ouailles —ovejas— o WEI), esconde a menudo la práctica de “juegos” o “sainetes” que acaban en abusos y humillaciones de los alumnos veteranos sobre los nuevos.

Marie-France Henry, presidenta del Comité Nacional Contra las Novatadas, explica que los casos denunciados “son solo la parte visible de un iceberg cuyo alcance total es difícil de cuantificar”. Las denuncias más frecuentes, añade, son las de jóvenes que han sido obligados a beber hasta caer en coma etílico, y por traumatismos sufridos durante simulacros de relaciones sexuales que suelen acabar en agresión. Según la especialista, “si las novatadas siguen ocurriendo es porque hay una presión social, dentro y fuera de los centros educativos, que anima a los abusadores a actuar y a las víctimas de los abusos a aceptarlos”.

Las novatadas, presentes en la jurisprudencia francesa desde 1928, han sido teorizadas por los expertos galos como “una técnica de manipulación mental que obliga a la víctima a ceder, y cuyo objetivo es formatear al cadete a través de un chantaje de exclusión”. La ley especifica que el hecho de que las víctimas se presten a sufrir la novatada no exime de culpa a los ejecutores. Según el CNCB, “sea voluntario o no, nadie tiene derecho a sufrir actos humillantes o degradantes. La ley protege la dignidad del individuo incluso contra su criterio”.

En todo caso, el comité considera que las novatadas en Francia van a menos porque se ha extendido la conciencia de que no se trata de un folklore estudiantil, sino de un acto ilegal. Los expertos recuerdan que las novatadas suceden sobre todo “en los centros más selectivos, en aquellos que preparan a los alumnos para oficios en los que la sumisión a la autoridad es muy fuerte, y en los que reina un mayor espíritu corporativo”.