El Gobierno anima a Garoña a reabrir librándola de un gran impuesto

La Comisión de Hacienda aprueba un cambio en la fiscalidad de residuos nucleares que supondría un ahorro de 153 millones a la central Nuclenor, la propietaria, cree que se sigue "el buen camino para seguir funcionando"

La central nuclear de Santa María Garoña (Burgos) está un pasito más cerca de su puesta en marcha. La Comisión de Hacienda en el Congreso de los Diputados ha aprobado gracias a la mayoría del PP un cambio en el impuesto de residuos radiactivos que le ahorraría a Nuclenor, empresa que gestiona la central, unos 153 millones, según sus propios cálculos. Estos últimos cambios han hecho que la compañía, participada al 50% por Endesa e Iberdrola, considere que se va “por la dirección adecuada para seguir funcionando”, aunque todavía queden algunos pasos para conseguirlo. Las modificaciones en el impuesto deben pasar todavía por el pleno del Congreso de los Diputados y el Senado. Además, Industria debe publicar un Decreto que permita a Endesa e Iberdrola pedir una renovación de su licencia, ya que se han dejado pasar todos los plazos legales.

La central, ubicada en el Valle de Tobalina, está parada desde finales de 2012. El pasado julio decretó su cese de actividad por motivos económicos. Entre las reclamaciones de Nuclenor ha destacado la asfixia económica que le generaba este impuesto. Desde el Ministerio de Industria, dirigido por José Manuel Soria, se aseguró que no se eliminaría y que no se cedería al "chantaje inaceptable" de Garoña. Al final se ha modificado.

La Comisión de Hacienda ha aprobado este jueves esos cambios. Forman parte del Proyecto de Ley en materia de fiscalidad ambiental. Esta futura normativa modifica a su vez la Ley de medidas fiscales para la sostenibilidad energética, que ya se aprobó en 2012.

La tasa grava con 2.190 euros cada kilogramo de metal pesado (uranio y plutonio) gastado en los reactores nucleares, según informa el Diario de Burgos. “Como Garoña paró a finales de 2012 y los cambios hacen que el impuesto comience a aplicarse en 2013, no lo tendrán que afrontar”, explica un técnico consultado. Tampoco se paga en el caso de un reactor que no tenga combustible nuclear, de forma que comenzaría a abonarse cuando se produjera la primera conexión.

Tanto PSOE como Izquierda Plural han criticado que el Gobierno haya hecho “modificaciones a medida” de la central de Santa María de Garoña en un impuesto que se aplica a todo el parque nuclear español. “Se le pone una alfombra roja a Garoña para que pueda abrir”, opina el diputado socialista Pedro Sánchez Pérez-Castejón. La diputada Laia Ortiz Castellví habla de una “enmienda a medida” para la central y para Endesa. “Modifican un impuesto sobre la producción de residuos nucleares que hace menos de un año fue aprobado en la ley de sostenibilidad energética, o creen que hicieron mal, o responden a peticiones de Endesa”, contempla.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Juana Viúdez

Es redactora de la sección de España, donde realiza labores de redacción y edición. Ha desarrollado la mayor parte de su trayectoria profesional en EL PAÍS. Antes trabajó en el diario Málaga Hoy y en Cadena Ser. Es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS