Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cifra de fallecidos en China por la ‘gripe de Shanghái’ se eleva a 44

El número total de infectados asciende a 134 en todo el país asiático

Las autoridades retomarán las alertas ante riesgos de nuevos brotes en otoño

Un hombre de 61 años infectado con el virus H7N9 murió ayer en Pekín al sufrir fallos en múltiples órganos. Con esta última muerte, el número de fallecidos por la conocida como gripe de Shanghái se eleva a 44 en todo el país.

Según informó la agencia oficial de noticias Xinhua, el hombre fue diagnosticado con el virus el pasado 20 de julio, cuando fue trasladado de la provincia de Hebei, en el norte del país, al Hospital de Chaoyang, en la capital china. 

El pasado viernes se confirmó otro nuevo infectado en la provincia de Cantón, en el sur de China, lo que elevó el número total de infectados a 134.

Las autoridades chinas detuvieron el plan de emergencia para frenar la propagación de nuevo virus de la gripe aviar en mayo, después de varias semanas sin registrarse contagios. No obstante, la agencia oficial Xinhua ha informado hoy de que las autoridades retomarán las alertas ante la posibilidad de que se produzcan nuevos brotes en otoño e invierno.

La variante H7N9 fue detectada en China el pasado febrero y hasta ahora la mayoría de casos se han contabilizado en el este del país. Durante meses se sostuvo que el virus no podía transmitirse entre humanos, sólo a partir de animales, lo que reduce el riesgo de contagio, pero la semana pasada se reveló el primer contagio "probable" entre dos personas.

Se trató del caso de una mujer de 32 años que enfermó con el virus tras cuidar a su progenitor, que contrajo el H7N9 tras visitar un mercado de aves. A diferencia de su padre, la hija no había estado en contacto con aves y enfermó unos seis días después de cuidarlo. Ambos murieron en el hospital.