Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Yo no quería ser Papa”

El Pontífice se reunió con 9.000 estudiantes de colegios jesuitas y respondió a sus preguntas

El Papa Francisco dijo ayer que él no había querido ser Papa porque, a su juicio, si una persona quiere ser Papa es que no se quiere mucho. Así ha respondido a la pregunta de una niña durante el diálogo con estudiantes de las escuelas jesuitas de Italia y Albania.

"Pero ¿Tú sabes qué significa que una persona no se quiera mucho? Una persona que quiera ser Papa no se quiere mucho. No, yo no he querido ser Papa", contestó.

Además, en respuesta a la pregunta de una niña que ha querido saber por qué había renunciado a vivir en el Palacio apostólico y a un coche grande, el Papa Francisco ha subrayado que "no se trata sólo de algo que tenga que ver con la riqueza" sino que para él es "un problema de personalidad".

"Yo necesito vivir en medio de la gente y si viviera solo, aislado, no me sentaría bien. Esta pregunta me la hizo ya un profesor: '¿Por qué no va usted a vivir allí?' Y yo le contesté: 'Mire, profesor, por cuestiones psiquiátricas, eh?' Porque es mi personalidad. También el apartamento, ese no es tan lujoso. Pero no puedo vivir solo ¿Me entiendes?", ha recordado.

No obstante, en cuanto al coche, ha indicado que sí tiene que ver con el hecho de "no tener tantas cosas y volverse un poco más pobre" porque, a su juicio, la pobreza que hay en el mundo es "un escándalo". "En un mundo donde hay tantas riquezas, tantos recursos para dar de comer a todos, es imposible entender que haya tantos niños que pasan hambre, tantos niños sin educación, tantos pobres. La pobreza hoy es un grito", ha remarcado.

Además, en respuesta a una pregunta sobre sus amigos, Francisco ha indicado que sus amigos están a 14 horas de avión pero que tres ya se han acercado a verle y además se escriben y se quieren "mucho". En este sentido, ha destacado que "no se puede vivir sin amigos".

Por otro lado, atendiendo a la educación, el Papa Francisco ha destacado que "sin coherencia no es posible educar" porque un educador transmite "conocimientos, valores con sus palabras, pero repercutirá en los jóvenes si acompaña esas palabras con su ejemplo, con su coherencia de vida".

"Ante todo ¡Sed personas libres!", ha invitado a los casi 9.000 estudiantes presentes y ha explicado que "la libertad significa saber reflexionar" sobre lo que se hace. Así, les ha animado a no encerrarse en sí mismos sino a abrirse a los demás "especialmente a los pobres y necesitados, a trabajar para mejorar el mundo".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >