Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

India endurece sus penas contra la violación

La nueva ley eleva el castigo de 10 a 20 años de cárcel e incluye la pena capital en caso de muerte de la víctima

Estudiantes indios pidiendo la pena de muerte para los violadores de la joven de 23 añosrn
Estudiantes indios pidiendo la pena de muerte para los violadores de la joven de 23 años AFP

El parlamento indio ha aprobado una nueva ley contra las violaciones que eleva el castigo por agresión sexual de 10 a 20 años de cárcel y prevé la pena capital en caso de que la víctima muera o quede en coma. La normativa sanciona además el voyerismo, el acoso y los ataques con ácido y concede la consideración de violación al acto sexual no consentido dentro del matrimonio.

La ley, que tendrá que ser aprobada por el Senado, es una respuesta a la ola de indignación que surgió tras la brutal violación en grupo de una estudiante de 23 años en diciembre pasado en un autobús en movimiento en Nueva Delhi. La mujer murió dos semanas después a causa de sus heridas en un hospital de Singapur. Uno de los seis acusados se suicidó en la cárcel la semana pasada, según la policía. Otros cuatro hombres y un menor están siendo procesados judicialmente.

“Es tiempo de mandar un mensaje claro y firme de que la sociedad no aceptará ese comportamiento”, aseguró el ministro de Interior, Sushil Kumar Shinde tras la aprobación de la ley que calificó como progresista y que dará poder a las mujeres. Las activistas dieron la bienvenida a esta nueva normativa. “Aunque no incorpora todas nuestras demandas, es un buen paso que pone en la agenda política la violación”, dice Ranjana Kumari, directora del Centro de Estudios Sociales. Las cosas están cambiando en India, asegura. La gente es cada vez más consciente de este delito y las mujeres cada vez se callan menos la injusticia. Con la violación de la estudiante en Nueva Delhi “la gente se dio cuenta de la falibilidad del sistema para proteger a sus mujeres y decidieron salir a las calles para expresar su hartazgo”, dice la activista.

Según los datos oficiales, solo una de cuatro violaciones reportadas es castigada. Y esto es solo la punta del iceberg, pues la mayoría de los delitos no son denunciados por el estigma social que sufre la víctima, alertan las especialistas. También las afectadas prefieren no denunciar porque los juicios pueden durar muchos años. Hasta 95.000 casos están pendientes, según datos del Centro de Estudios Sociales.

India ha visto deteriorada también su imagen como destino seguro para las turistas. La madrugada de hoy (martes) una turista británica sufrió heridas en una pierna cuando saltó de la ventana de su hotel en Agra, ciudad del monumento del amor, el Taj Mahal, después de que el dueño del hotel intentara entrar en su habitación para “darle un masaje” a las cuatro de la mañana. El viernes pasado una mujer suiza fue violada en grupo en frente de su marido, que fue golpeado, en Madhya Pradesh, en el centro de India. Los dos turistas fueron atacados por un grupo de hombres mientras acampaban. Algunos países, como Estados Unidos, Suiza o Gran Bretaña alertan a las viajeras de tener cuidados especiales en el país asiático. “Las viajeras deberían tener precaución cuando viajen en India, aún cuando viajen en grupo”, alertó un portavoz de la oficina de turismo de la Commonwealth.

Más información