Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

China admite la existencia de “pueblos del cáncer” por la contaminación

Un documento oficial admite el problema en medio de las crecientes protestas de la población

Estudios internacionales indican que hay cientos de localizaciones con niveles de esta enfermedad superiores a lo normal

Un hombre usa mascarilla para protegerse de la contaminación en Pekín, China. EFEArchivo
Un hombre usa mascarilla para protegerse de la contaminación en Pekín, China. EFE/Archivo EFE

El Ministerio de Medioambiente chino ha admitido la existencia de pueblos en el país asiático con una alta incidencia de cáncer debido a la contaminación. “Materiales químicos venenosos y dañinos han producido muchas emergencias relacionadas con el agua y el aire (…). En algunos lugares, algunos pueblos son conocidos incluso como ‘pueblos del cáncer”, señala el plan quinquenal 2011-2015 de lucha contra la polución química revelado esta semana, informa France Presse.

El reconocimiento del problema en un documento oficial se produce en medio de las crecientes protestas de la población por los problemas medioambientales, ya sean debidos a la contaminación atmosférica, como en Pekín, o los vertidos tóxicos y los desechos industriales.

El informe no da detalles sobre las causas o la prevalencia del cáncer; pero, según algunos estudios de expertos extranjeros, hay cientos de localizaciones con niveles de esta enfermedad superiores a lo normal. Los pueblos afectados suelen estar cerca de ríos.

El Ministerio advierte en el documento que China se enfrenta a una grave situación en lo que respecta al control de la contaminación originada por productos químicos, y cita como causas los controles inadecuados del riesgo contaminante por parte de las empresas, la carencia de políticas sistemáticas para restringir la fabricación y el uso de químicos muy tóxicos y peligrosos, y la insuficiente capacidad de las autoridades para monitorizar y supervisar la polución.

El informe reconoce que China utiliza “productos químicos venenosos y dañinos” que están prohibidos en los países más desarrollados y “suponen un daño a largo plazo o potencial para la salud humana y la ecología”.

Entre las medidas adoptadas por el Ministerio para luchar contra la degradación medioambiental, está la elaboración de una lista de industrias y químicos a los que se dará prioridad a la hora de prevenir y controlar su impacto contaminante. La lista incluye el procesado de petróleo y combustibles nucleares; la fabricación de productos químicos, fármacos y fibras químicas, y la fundición y la elaboración de metales no férreos. Las industrias textil y de la minería también recibirán especial atención.

Las autoridades han obligado, además, a las empresas con alto riesgo contaminante a que suscriban un seguro de responsabilidad medioambiental para que puedan hacer frente a cualquier daño o vertido que puedan causar y compensen a las víctimas. Esta directiva, hecha pública el jueves, obliga a las industrias designadas, como la petroquímica o la de metales pesados, a que se unan al sistema de seguros. Este fue introducido en 2007, pero era voluntario hasta ahora.

El rápido desarrollo que ha experimentado China en las tres últimas décadas ha tenido un gran impacto medioambiental. Hu Siyi, viceministro de recursos del agua, dijo el año pasado que el 40% de los ríos chinos está seriamente contaminado y el 20% contiene tanta polución que su agua es considerada demasiado tóxica incluso para el contacto humano.

Graves accidentes industriales junto a ríos importantes han obligado a interrumpir el suministro de agua a grandes ciudades en varias ocasiones en los últimos años. El mes pasado, se filtraron en un río del noreste de China alrededor de nueve toneladas de anilina, un químico utilizado en la fabricación de poliuretano. La existencia de la fuga no trascendió durante cinco días. Para cuando se supo de su existencia, ya había contaminado el suministro de agua de una ciudad en una provincia vecina.