Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid evaluará los conocimientos de sus alumnos de cinco años

Una carta de la Inspección alude a una "evaluación externa" de los menores

La Consejería de Educación asegura que solo será un estudio muestral

A mitad de junio, alumnos de cinco años de una veintena de escuelas infantiles madrileñas afrontarán previsiblemente el primer examen de su vida. La Comunidad de Madrid les evaluará sobre lectura, escritura, numeración y cálculo. “Es una evaluación muestral para ver cómo terminan en infantil porque hemos detectado que hay alumnos que ya saben leer en primaria y otros no”, explica la viceconsejera de Educación, Alicia Delibes.

La viceconsejera salió ayer al paso de una carta de la Inspección Educativa que levantó un revuelo porque incluye el término “evaluación externa”. Parte de la comunidad educativa está en pie de guerra desde que Madrid instauró sus primeros exámenes externalizados en 2005 y ven en este nuevo trabajo, que Delibes insiste en definir como “evaluación muestral”, un nuevo intento de poner a competir a los alumnos.

La junta de portavoces de Escuelas Infantiles de Madrid, una asociación de profesionales del sector, rechaza de plano la prueba. “Es una evaluación para segregar desde la infancia”, considera Carmen Ferrero, maestra de infantil con más de tres décadas de experiencia. El sindicato UGT también. “Un examen puede condicionar a la hora de priorizar las enseñanzas que se imparten a los niños en las aulas”, advierte Virginia Fernández, portavoz del sindicato. Ambas temen que Madrid generalice esa evaluación a los 186.465 alumnos de cinco años, como ya ocurre con los estudiantes de primero y sexto de primaria y tercero de la ESO.

 Carta confusa

 La viceconsejera admite que la información de la carta enviada a los centros “es un poco confusa” y asegura que hoy mismo enviará una nueva misiva para explicar que es “un estudio”. “Bastantes exámenes tienen ya nuestros alumnos”, admite. Delibes considera que los menores deben leer y ser examinados de lectura a los seis años. En Finlandia, referente educativo por sus excelentes resultados en Pisa, los alumnos empiezan a aprender entre los seis y siete años.

El profesor de Psicología Evolutiva y de la Educación de la Universidad Complutense, Tomás Andrés Trapiello, duda en cualquier caso de que se pueda hacer una evaluación seria con niños de cinco años: “Contarán lo que se les ocurra, responderán de forma mágica o con lo que creen que esperan los adultos”.