Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Parisinas: podéis llevar pantalones

Una ley con más de 200 años prohibía a las mujeres llevar esta prenda masculina

Una modelo posa con unos pantalones en París.
Una modelo posa con unos pantalones en París. Associated Press

Las mujeres de París pueden desde hoy enfundarse los pantalones sin miedo a una persecución penal. La ministra de los derechos de la Mujer, Najat Belkacem-Vallaud, ha depuesto la medida –que obviamente, llevaba décadas sin ser efectiva- porque es incompatible con la moral y las leyes francesas actuales.

Mucho han cambiado las cosas desde el 17 de noviembre de 1800, cuando se impuso esta ley. En ella se estipulaba que aquella mujer que quisiera llevar pantalones, es decir, "vestir como un hombre", debía tener permiso expreso de la policía local.

Y no es que esta ley haya permanecido invariable desde su promulgación. En 1892 y 1909 fue modificada para permitir que las mujeres usaran pantalones si se daba la circunstancia de que fueran "sobre un manillar de bicicleta o las riendas de un caballo". Para la ministra francesa, esta limitación tenía como objetivo limitar el acceso de la mujer a ciertos oficios y ocupaciones.

El atuendo femenino está presente en la política francesa desde la Revolución de 1789, cuando las mujeres exigieron poder llevar los pantalones de los revolucionarios, los sansculottes, para diferenciarse de las clases altas.

Y esto es algo que no ha cambiado. El pasado mes de mayo, la ministra de Vivienda, del partido de los Verdes, Cecile Duflot, fue muy criticada por acudir a su primer encuentro oficial con el presidente François Hollande con unos vaqueros, saltándose el protocolo de la Asamblea. Otras parlamentarias copiaron la iniciativa en los últimos días, cuando se tramitaba en el parlamento la nueva ley de matrimonio homosexual.