Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Los humanos son una plaga sobre la Tierra”

El naturalista David Attenborough insta a controlar el crecimiento de la población

David Attenborough, en una imagen de archivo.
David Attenborough, en una imagen de archivo.

El naturalista británico David Attenborough cree que los humanos son "una plaga sobre la Tierra" e insta a controlar el crecimiento de la población para sobrevivir. Así lo afirma en una entrevista a la revista Radio Times, en la que se muestra pesimista respecto al futuro del planeta, al que, según su criterio, no afecta sólo el cambio climático, sino también la presencia masificada de humanos, para los que quizá no haya recursos suficientes.

"No se trata solo del cambio climático. Es también una cuestión de espacio, de si habrá suficiente sitio para cultivar alimentos que suministrar a toda esa enorme multitud", explica Attenborough. El prestigioso naturalista, galardonado con el Premio Príncipe de Asturias en 2009, urge por ello a controlar el crecimiento de la población antes de que lo haga el propio planeta, "como ya ocurre" en algunas zonas de África golpeadas por la hambruna. "Seguimos desarrollando programas contra el hambre en Etiopía, ahí es donde está pasando. Hay demasiada gente allí. No pueden mantenerse, y no es inhumano decirlo en voz alta. Es la realidad", señala.

Attenborough prevé que los efectos de la masificación humana y la contaminación serán visibles en 50 años y que, mientras no se tenga una línea de actuación coordinada por todos los países, la situación en el planeta "no hará otra cosa que empeorar".

La creencia de que será el propio ser humano quien destruya el planeta es un argumento habitual que este naturalista, reconocido defensor del medio ambiente, ha expresado en diversas ocasiones en sus documentales. En sus más de 60 años en activo, ha realizado diversas series centradas en la vida de la Tierra que le han valido multitud de premios fuera y dentro de Reino Unido por su calidad, una forma de trabajar que, según Attenborough, está en peligro de extinción.

"Ese tipo de programas hechos a medida, en los que realmente se trabajaba la narración y se enlazaban con mimo las imágenes al texto, está pasado de moda... igual que un sombrero viejo", comenta Attenborough, que achaca estos cambios al ahorro de costes.