Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Matan a perdigonazos en Cádiz a un águila imperial anillada

La rapaz tenía seis meses y había nacido en Madrid en una zona donde no se reproducía la especie desde hace dos décadas

En lo que va de año han muerto envenenados otros nueve ejemplares

El ejemplar de águila imperial abatido cuando era un pollo en su nido en Madrid.
El ejemplar de águila imperial abatido cuando era un pollo en su nido en Madrid.

Escondida en un saco de pienso tirado en una cuneta con 53 perdigones en el cuerpo. Así se encontró el cadáver de un joven ejemplar de águila imperial ibérica en la zona de Rehuelga (término municipal de Benalup-Casas Viejas, Cádiz), el hijo de un agente de medio ambiente gaditano el pasado 18 de noviembre. El lugar se encuentra rodeado de fincas cinegéticas. La Junta de Andalucía, que califica el hecho de “muy grave, al ser una especie protegida”, ha abierto una investigación para encontrar a los responsables.

El ejemplar había nacido en Madrid hace unos seis meses, en Rascafría (Valle del Lozoya), una zona en la que la especie no se reproducía desde hacía unos 20 años, por lo que se puso en marcha un completo sistema de vigilancia alrededor del nido. Esto permitió detectar un episodio de cainismo cuando uno de los pollos, según los agentes forestales que investigan el caso, el tiroteado, intentó empujar a su hermano fuera del nido. La intervención de SEO/BirdLife y los agentes forestales de la Comunidad de Madrid lo impidieron.

El cadáver apareció con 53 perdigones en el cuerpo en una zona cinegética

“Después del esfuerzo, de todo el tiempo, las personas implicadas, el dinero invertido … que esto acabe así. Parece que estamos perdiendo el tiempo”, se lamenta Sara Cabezas, responsable de la conservación de la especie de SEO/BirdLife. “Tuvimos que sacar a uno de los pollos del nido, porque el hermano lo empezó a acosar, a empujar y picotear”, relata Cabezas. Se le trasladó a un centro de recuperación durante 25 días hasta que recuperó fuerzas para volver al nido. Al mismo tiempo, la Comunidad de Madrid junto con la organización ecologista inició un programa de alimentación suplementaria en el área donde campeaban los progenitores dejando conejos muertos. “En muchas ocasiones el cainismo se debe a que la pareja no aporta suficiente comida las crías. De esa forma evitábamos que al volver a reintroducir al pollo en el nido se repitiera”, aclara Cabezas. Los técnicos aprovecharon para anillar a las dos aves.

El dispositivo funcionó y al cabo de los meses las jóvenes águilas emprendieron el vuelo. Una de ellas acabó en Cádiz, en la comarca de La Janda, de donde la especie desapareció debido a la persecución del hombre. Ahora, la Junta de Andalucía lleva a cabo un proyecto de reintroducción en el área con el objetivo de que la población de Doñana contacte con la de Sierra Morena. En la actualidad, comparten la zona cinco parejas reproductoras. En toda España viven 318 parejas (el 98% de la población mundial, el 2% restante se encuentra en Portugal), distribuidas en Extremadura, Madrid, Castilla-La Mancha, Castilla y León y Andalucía.

Sacarle adelante implicó un gran esfuerzo, debido a que en el nido se produjo un episodio de cainismo

“Cuando son jóvenes suelen volar grandes distancias en movimientos erráticos, parece que quieren ver mundo, pero normalmente vuelven a la zona donde nacieron para criar. En algún punto de ese trayecto, la derribaron de un tiro”, describe Cabezas. En su opinión, es muy complicado confundir esta especie con otra que sea cinegética. “En el momento que se encontraba de desarrollo el color de su plumaje es arena o cereal, es inconfundible".

El delegado territorial de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, Federico Fernández, ha pedido al sector cinegético que establezca los mecanismo internos necesarios para que los culpables de este tipo de muertes sean condenados y expulsados de los cotos de caza”. Desde SEO/Birdlife también consideran necesario una mayor concienciación de la población, en casos como este y en los envenenamientos. "Son animales que tardan entre tres y cuatro años en madurar y encuentran muchas dificultades para llegar a esta edad. Muchos se quedan por el camino electrocutados, tiroteados, envenenados... es tremendo", advierte Cabezas.