Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Que la fuerza del dinero te acompañe

Disney lanzará tres nuevas entregas de la lucrativa saga ‘La guerra de las galaxias’ pese a que George Lucas había dado por acabada la historia

Algunos aficionados critican el afán por estirar la fórmula

Los disfraces de personajes de la saga de 'La guerra de las galaxias' son solo una parte de esta gran máquina de 'merchandising'.
Los disfraces de personajes de la saga de 'La guerra de las galaxias' son solo una parte de esta gran máquina de 'merchandising'. ASSOCIATED PRESS

De todas las consecuencias derivadas de la compra la semana pasada de Lucasfilm por parte de los estudios Walt Disney la más sorprendente es esta: incluso en la era de la Internet es posible mantener un secreto en Hollywood. Porque la Red se vio sacudida con una oleada de sorpresa, incredulidad, curiosidad y esperanza cuando Bob Iger, director general al frente de Disney, y George Lucas, como único propietario de Lucasfilm, firmaron el acuerdo de compra- venta que otorga al realizador, productor, guionista y visionario 4.050 millones de dólares (3.167 millones de euros) a cambio de la obra de su vida. Una operación que convierte al director de La guerra de las galaxias, ya de por sí millonario, en el artista con una mayor fortuna de Hollywood, además del segundo principal accionista personal de los estudios Disney.

“Es asombroso que no se filtrara nada”, declaró a la revista Variety una fuente que prefirió mantener el anonimato, con referencia a un acuerdo sellado tras 18 meses de intensas negociaciones y con un considerable número de personas implicadas que no filtraron nada durante este largo proceso.

Los fans respondieron a la noticia inundando las redes sociales con divertidas imágenes retocadas, como la de la estrella de la muerte con orejas de Mickey o la de las lunas de Tatooine alineadas como si fueran la cara del ratón. Además se ha producido un verdadero tsunami virtual que inunda los foros con una pregunta: ¿quién estará a cargo del anunciado Episodio VII de la saga más taquillera de la historia del cine?

Si la compra sacudió Hollywood con los temores ligados a la eliminación de otro estudio y la inquietud que genera un Disney aparentemente imparable, tras las recientes compras de Pixar y Marvel, el principal interés de los aficionados se centra en la parte del comunicado que habla de la llegada de La guerra de las galaxias: Episodio VII a las pantallas para 2015 y nuevas entregas de este histórico filme "cada dos o tres años" hasta completar lo que Lucas describió en origen como una saga galáctica en nueve entregas y que comenzó por el Episodio IV, Una nueva esperanza. Sin embargo, según confesó el propio realizador a este periódico en 1999, durante la presentación a la prensa de La amenaza fantasma o Episodio I, y repitió luego durante años, nunca tuvo intención de realizar más películas de La guerra de las galaxias por encima de las seis entregas.

"Esto es todo lo que hay", manifestó claramente entonces. "La transformación de Anakin Skywalker fue siempre la gran historia de esta saga. Cómo alguien bueno se vuelve malo, cómo se puede acabar con la democracia, una historia amplia en la que caben muchos elementos. Una vez que Luke Skywalker, su hijo, redime la figura de su padre, lo que pasa con él a continuación no es la historia que quiero contar. No sé qué hacer con él. No me interesa y no tengo nada pensado para él. Por eso evito y sigo evitando una continuación que no haría más que diluir la historia principal", declaró Lucas a este periódico en el año 2008.

Cuatro años y 4.050 millones de dólares parecen haber cambiado el discurso, un detalle que no se les escapa a los fans en las redes sociales. "El anuncio del Episodio VII supera a Sandy como el peor desastre de la semana", comentó con humor la página Funnyordie.com. En TheWrap.com, una de las principales fuentes online de información en Hollywood, se apresuraron a entrevistar al biógrafo de Lucas, Dale Pollock, autor del libro Skywalking, quien dio informaciones todavía más contradictorias y habló de la existencia de un total de 12 historias escritas por Lucas. "La idea original fueron 12 entregas", confirmó esta semana, describiendo los episodios VII, VIII y IX como los más interesantes, llenos de "acción que empuja la narrativa y nuevos mundos y personajes interesantes".

Tras leerse estas historias (allá por la década de los ochenta), Pollock, indicó a The Wrap.com que los tres episodios en cuestión se centran en un Luke Skywalker entrado en los 40 y cuando un nuevo peligro se alza contra la Alianza Jedi, una historia que en su opinión nunca protagonizaría Mark Hammill, con quien Lucas quedó supuestamente desencantado tras la primera trilogía. Una información que choca con las declaraciones del actor que dio vida al primer Skywalker, que en estos días se sumó a los foros de Internet para asegurar que Lucas le había confesado sus planes de llevar a la pantalla el Episodio VII hace "uno o dos años".

Son muchas más las informaciones cruzadas sobre una saga con la que han crecido más de tres generaciones, que supera los 4.310 millones de dólares (3.370 millones de euros) en la taquilla mundial contando la recaudación de las seis películas de imagen real que existen. Pero entre las sorpresas y los gruñidos acaba dominando la esperanza. "¿Quiero ver otra entrega de La guerra de las galaxias? No realmente, pero también sé que no son para mí sino para una nueva generación", señala uno de los comentarios publicados en la página Ain’t It Cool News. “Nos quejaremos, pero iremos a verla”, insiste otro fan. Razón no le falta, porque si el Episodio III, La venganza de los sith fue el más vilipendiado por la crítica y los fans a su llegada a las pantallas en 2005, también es el segundo más taquillero de todos, con una recaudación mundial de 849 millones de dólares (664 millones de euros).

De hecho la desaparición de la figura de Lucas de la ecuación (tras confirmar que dejará la saga en manos de otros mientras ocupa el más que genérico título de consejero) parece dar nuevos ánimos a sus fans, que piensan que con los estudios Disney este épico galáctico tiene "mejores posibilidades" de un futuro más prometedor. "Disney rescató la franquicia Marvel", comentaba estos días en la red otro de los seguidores de La guerra de las galaxias, contento como muchos otros del resultado obtenido por películas como Los vengadores.

Según informaciones que se han ido confirmando tras la compra, los últimos meses la sede del Rancho Lucas en Marine County fue un ir y venir de guionistas con nuevas propuestas para Lucas y la productora Kathleen Kennedy, ahora al frente de Lucasfilm, para la nueva película. Historias originales y no basadas en las novelas que ya existen de La guerra de las galaxias. Un proceso de selección de guion que ha dado fruto porque, según confirmó Jay Rasulo, director financiero de los estudios Disney, existe ya un primer boceto de la que será la trama del Episodio VII. Sin que aún se sepa el nombre del guionista, se espera que sea algún autor con peso en la industria. La lista barajada dejaría fuera a Frank Darabont, encargado durante años del guión del cuarto Indiana Jones que Lucas le tiró abajo creando una pública disputa entre dos importantes figuras de Hollywood conocidas, además de por su talento, por no dar razones para el escándalo.

La incógnita es igual de profunda en lo referido a los directores que podrían encargarse de la saga. Lucas ya dejó que otros directores tomaran las riendas de los episodios V y VI, las entregas que dirigieron Irvin Kershner y Richard Marquand. El padre de la saga estuvo muy involucrado en la gestión de estos episodios, pero dejó que otros los dirigiesen. De la misma manera que dejó la dirección de la película animada Star wars: The clone wars en manos de Dave Filone.

La lista de posibles directores para continuar la saga se ha convertido en el pasatiempo favorito de muchos. El nombre más mencionado, o deseado, es el de Chris Nolan, aunque también es el más improbable dada su estrecha relación con los estudios Warner y su expreso deseo de no seguir dirigiendo secuelas tras su paso por Batman y ahora como asesor del nuevo Superman. Claro que como apunta el periódico Los Angeles Times, los estrechos lazos de este realizador y el ahora director creativo de los estudios Disney, anteriormente presidente de Warner, Alan Horn, pueden jugar a favor de los fans que apuestan por este nombre.

Otro de los más barajados es Joss Whedon, artífice de Los vengadores, pero al igual que el creador de Perdidos y también preferido en esta quiniela, J. J. Abrams, ya está comprometido con otros rodajes. Ambos tendrían pues dificultades para tomar las riendas de una película que debería entrar en producción a más tardar el próximo año si quiere llegar a su estreno en 2015.

Guillermo del Toro, Brad Bird, David Yates, Ridley Scott o Neil Blomkamp son otros de los nombres más mencionados en unas listas donde figuran algunas sorpresas como Wes Anderson o Danny Boyle. Los Angeles Times también sugiere pesos pesados como Steven Spielberg o David Fincher, dada la estrecha relación de ambos con Kathleen Kennedy, productora de sus últimas películas, y la necesidad en los dos casos de un éxito que les vuelva a conectar con el gran público en la taquilla. Pero como recuerda moviefancentral.com, "Spielberg sería la última posibilidad porque es como acostarse con la novia de un amigo", en clara referencia a la amistad que une desde sus comienzos a ambos realizadores.

De lo que no cabe duda es de que, sea quien sea el director, la producción será a lo grande. En Hollywood la compra de Lucasfilm es interpretada como parte de la sonora despedida que prepara Iger de su cargo al frente de los estudios Disney. No es coincidencia que su marcha, prevista para el año 2015, coincida con un estreno de Pixar, otro de Marvel y ahora del séptimo episodio de La guerra de las galaxias. También parece asegurado que la nueva entrega seguirá contando con ILM, compañía pionera en el campo de los efectos visuales que Lucas fundó en 1975, para recrear de nuevo este universo, sinergia que ha facilitado hasta ahora que las exitosas cintas estuvieran realizadas dentro de unos márgenes de producción por debajo del coste habitual de estas superproducciones.

Según un análisis de la firma Berstein Research, para amortizar su operación Disney necesita obtener una media de 1.500 millones de dólares (1.170 millones de euros) de cada una de las próximas tres entregas, algo posible si se tienen en cuenta los 550 millones de dólares (429 millones de euros) obtenidos por la venta de objetos relacionados con la película cuando se estrenó la última entrega en 2005. Solo este año, Lucasfilm ingresó en sus arcas 215 millones de dólares (168 millones de euros) de los derechos de autor producidos por su biblioteca fílmica (sobre todo de las seis entregas de La guerra de las galaxias), además de otros tantos millones obtenidos con la venta de productos derivados. Y eso a casi cinco años de su último estreno galáctico. Según la empresa consultora Cineval, si Disney nunca volviera a estrenar otra película de La guerra de las galaxias la saga todavía sería capaz de generar 1.000 millones de dólares (780 millones de euros) solo en juguetes y otras parafernalias relacionadas con este universo. Pero este no será el caso. De hecho, otra de las peticiones que circula en Internet es la que en carta abierta recoge firmas solicitando a los estudios Fox que lleguen pronto a un acuerdo con Disney sobre quién tiene los derechos de todas las entregas que existen hasta la fecha.

A partir de 2020, Disney poseerá los derechos de distribución de todos los títulos a excepción de Una nueva esperanza, película que es propiedad de Fox a perpetuidad. El interés de los aficionados en que los estudios lleguen a un acuerdo no es otro que el de poder contar con una buena edición en Blu-ray de toda la saga completa bajo un mismo sello. A ser posible, según explica la petición, a manos de Disney, que según los aficionados cuida más sus ediciones. ¿De verdad alguien pensó que hacer una nueva entrega de La guerra de las galaxias era una mala idea?

Más información