Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un centenar de personas clama por el aborto libre en la sanidad pública

La plataforma de Mujeres ante el Congreso advierte: "Es un retroceso por el que no estamos dispuestas a pasar"

Concentración convocada por la Plataforma de Mujeres ante el Congreso.
Concentración convocada por la Plataforma de Mujeres ante el Congreso. EFE

Más de un centenar de personas se han concentrado en la madrileña Plaza de Tirso de Molina para mostrar su rechazo a la intención del ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, de reformar la actual Ley de interrupción voluntaria del embarazo, que establece el aborto libre hasta la semana catorce, por otra que contempla el daño psicológico para la madre como único supuesto.

En declaraciones a los medios, la portavoz de Mujeres ante el Congreso y organizadora de esta concentración, Isabel Soriano, ha explicado que esta decisión del Gobierno "es un retroceso por el que no estamos dispuestas a pasar". Soriano ha asegurado que las mujeres tienen derecho "a decidir" sobre su "propio cuerpo y sexualidad". Por ello, exigen al Estado que garantice este derecho "dentro de la sanidad publica como cualquier otra prestación sanitaria". Asimismo, Soriano ha recordado que el Gobierno "no tiene por qué tutelar" la vida de las mujeres ni la de sus hijos.

Otra de las organizadoras de esta concentración, Justa Montero, ha denunciado así con estas palabras los planes del Ejecutivo: Se trata de una propuesta "totalmente cínica" porque se hace "al mismo tiempo en el que el Gobierno ejerce una política de recortes que está llegando directamente a los servicios de atención a personas dependientes y a niñas y niños con malformaciones".

Montero ha criticado la decisión del ministro Ruiz-Gallardón que, a su juicio, está retrocediendo a tiempos de la "dictadura franquista". En la concentración también han participado políticos y activistas como el secretario de Movimientos Sociales del PSOE, Pedro Zerolo, que ha lamentado la "involución" del ministro de Justicia al proponer esta "contrarreforma" a una ley respetada "por la inmensa mayoría de la sociedad española y garantizada por el Estado".