Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

RTVE se plantea recortar los informativos en verano

Estudia suprimir desconexiones territoriales el fin de semana en RNE

La corporación rechaza pagar los 700.000 que pide la Liga a las radios para entrar en los campos

El presidente de turno de RTVE, Manuel Esteve, durante su comparecencia Comisión Mixta Ampliar foto
El presidente de turno de RTVE, Manuel Esteve, durante su comparecencia Comisión Mixta

Gastar lo menos posible es el objetivo de RTVE. Hasta ahora la corporación ha recortado gastos congelando las series de ficción o cediendo derechos deportivos, pero ahora la información puede sufrir de lleno los efectos del ahorro. Durante los meses de julio y agosto la corporación se plantea suprimir las desconexiones territoriales en RNE durante el fin de semana en casi todas las comunidades. Este bloque de noticias locales y regionales se sustituiría por contenidos generados por los servicios centrales. Los partidos de la oposición critican esta suerte de “apagón informativo”, pero el presidente de turno de la corporación, Manuel Esteve (PP), considera que el recorte de 204 millones de euros en el presupuesto de RTVE obliga a tomar medidas “en el momento que menos daño hace a la audiencia”. Es decir, en verano.

Este plan ha provocado ya reacciones negativas. La parlamentaria de UPN Amelia Salanueva rechaza que la radio pública cierre “por vacaciones”, los sindicatos rebaten la propuesta y algunos miembros del Consejo de Administración se han resistido por considerar que los informativos deberían ser lo último en ser recortado.

Los partidos de la oposición critican el “apagón informativo”

Esta implacable política de ahorro provocará igualmente la desaparición en los meses de verano del magazín Las mañanas de La 1 y la edición diaria de Corazón y +Gente. Esteve dijo que en verano, como todos los años, se cambiara la programación. Pero este año el fin es “ahorrar recursos”. Los contratos de los trabajadores adscritos a estos espacios quedarán “en suspenso”.

Todas las partidas se verán afectadas por el tijeretazo que el Gobierno le ha dado a la corporación. Durante su comparecencia en la comisión de control parlamentario de RTVE, Esteve ha dado cuenta de los presupuestos que maneja la televisión pública en 2012. Para la compra de derechos de largometrajes (españoles y extranjeros) tiene 44,9 millones de euros comprometidos y 1,6 en tramitación. Para ficción son 20 millones y para Clan TV e Internacional, casi cuatro millones en total. Los derechos para La 2 comprometidos suponen apenas 205.000 euros. El gran paquete de gasto son derechos deportivos, que suponen 169 millones de euros.

Todas las partidas
se verán afectadas por el
tijeretazo del Gobierno

En esta situación de crisis, RTVE rechaza las condiciones de la Liga para entrar en los campos de fútbol para narrar los partidos. Según los datos facilitados por Esteve, RNE tendría que pagar por temporada más de 718.000 euros. Por el uso de las cabinas de retransmisión, la patronal del fútbol reclama 456.000 euros anuales por los partidos de Primera División y 252.000 por los de Segunda. Echando números, la radio pública tendría que pagar unos 1.200 euros por partido en Primera y 600 en Segunda. Además, la Liga quiere cobrar por trabajar en las zonas mixtas y por asistir a las ruedas de prensa, lo que “atenta claramente contar el derecho a la información ya que no existe rueda de prensa por la que ningún medio de comunicación pague un solo euro”, denunció Esteve. Por eso no se descarta “pedir amparo a la justicia” y acudir a los tribunales.

La comparecencia de Esteve puede ser la última de un presidente rotatorio. Si se cumplen los planes del PP, en junio la corporación tendrá ya un presidente ejecutivo. La fórmula empleada por el Gobierno (ya no será necesaria una mayoría de dos tercios sino que será suficiente la mayoría absoluta) para el relevo ha sido especialmente criticada desde la oposición. Diputados y senadores de la comisión mixta han acusado al PP de “inventar todo tipo de excusas para cambiar la ley”, ha dicho Jordi Guillot, de Entesa. El portavoz socialista, Juan Luis Gordo, ha cuestionado que la reforma mengue las competencias y las funciones del Consejo de Administración, que se reducirán, ha dicho, “a un solo día” al mes. Según Gordo, el Gobierno ha buscado “ahogar” el control parlamentario bajo el pretexto de la crisis. “Ha roto las reglas del juego. Ha anulado al Parlamento. Ha vuelto a la gubernamentalización”, sostuvo Gordo. En su opinión, será un consejo que “no va a pintar nada ni a administrar nada”.