“Volveré a pedir plaza de FP en el instituto que me dejó fuera”

Débora Mamblona se quedó fuera de los estudios que solicitó en un instituto público

Débora Mamblona, alumna de FP.
Débora Mamblona, alumna de FP.

Débora Mamblona, de 26 años, se vio de repente en el paro y quiso aprovechar para ampliar los estudios. Es educadora infantil, “una profesión muy mal pagada” que le reportaba 900 euros al mes por siete horas de trabajo diarias. Hasta que el pasado junio la echaron del trabajo y se puso a buscar otras opciones. Se interesó por un módulo de FP de grado superior de anatomía patológica y citología. “Mi hermana lo había visto, nos gustó y nos preinscribimos las dos”, explica al teléfono.

Su hermana pequeña tuvo “más suerte”, señala. Entró en un centro público. Ella obtuvo plaza en uno concertado en Torrejón de Ardoz (Madrid). Y ahí empezaron las diferencias, según cuenta. “Nos hacen comprar material exclusivamente dentro del centro a un precio desorbitado. Pagué 3,30 euros por un cuaderno de 50 hojas y me obligan a llevar una bata comprada allí por 20 euros, cuando encontré una por la mitad”.

Mamblona mandó un escrito a la inspección educativa el pasado febrero en la que recogía esta y otras quejas, como que intentaron cobrarle 155 euros al mes por “dos asignaturas más de forma extraescolar”. Y, mientras, compara el ejemplo en casa. “Mi hermana está metida en el laboratorio desde el primer día y nosotros no empezamos hasta febrero”, explica. La pequeña de la casa aprende “más y mejor”, se queja la mayor. “No voy a seguir aquí. El curso que viene pediré plaza de FP en el instituto de mi hermana”.

“La demanda para centros públicos de Formación Profesional no ha dejado de crecer pero la oferta sigue siendo insuficiente”, valora Paco García, responsable de Educación de CC OO Madrid. Su sindicato hace seguimiento desde hace años de las peticiones sin cubrir con datos de la comisión de escolarización y cálculos propios. Cada curso se quedan fuera de la red pública entre 2.000 y 3.000 aspirantes a ciclos de grado superior, según sus estimaciones. García calcula que, con el aumento del paro y la situación de crisis, la cifra puede dispararse a más del doble este curso entre los grados medio y superior. “La demanda de alumnos para seguir formándose no deja de crecer, pero la Comunidad de Madrid no cubre esa situación. Exigimos un plan regional de Formación Profesional”, concluye.

Sobre la firma

Pilar Álvarez

Es jefa de Última Hora de EL PAÍS. Ha sido la primera corresponsal de género del periódico. Está especializada en temas sociales y ha desarrollado la mayor parte de su carrera en este diario. Antes trabajó en Efe, Cadena Ser, Onda Cero y el diario La Opinión. Licenciada en Periodismo por la Universidad de Sevilla y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS