CIENCIA

La colaboración como clave para acumular cultura

Un experimento con niños, chimpancés y monos capuchinos muestra que los primeros colaboran e intercambian información

Un grupo de niños de tres y cuatro años, unos chimpancés y unos monos capuchinos fueron los protagonistas de un experimento en el que tenían que solucionar una serie de rompecabezas. Los científicos, liderados por Lewis G.Dean, constataron que los niños colaboraban e intercambiaban información mientras que los chimpancés y los capuchinos no. Esa colaboración, dicen los expertos, puede ayudar a explicar por qué los humanos son únicos en su capacidad de acumular conocimiento cultural en el tiempo. Dicho de otra forma: las actividades corrientes de millones de personas en el siglo XXI, desde el manejo de un ordenador al comercio internacional, carecerían de sentido para alguien del siglo XI, “mientras que podemos sospechar, razonablemente, que los conceptos que hay en la mente de los chimpancés separados por siglos o incluso milenios no son muy diferentes unos de otros”, señalan los expertos Robert Kurzban y H. Clark Barrett en la revista Science, comentando los resultados del trabajo de Dean y sus colegas.

El experimento-juego que se hizo con los niños, chimpancés y monos capuchinos consistía en un rompecabezas  que permitía ir aumentando los niveles de dificultad si los sujetos del ensayo iban averiguando como manipular los compartimentos de una caja. Para ir solucionando los retos había que ir moviendo correctamente puertas de colores, botones, hendiduras y ruedas. Los investigadores constataron que los niños alcanzaban el nivel más alto mucho más fácilmente que los chimpancés y capuchinos. Además, vieron que su éxito estaba asociado a una serie de procesos sociocognitivos como comunicarse verbalmente instrucciones, por imitación y compartiendo los retos, comportamiento ausente en los otros dos grupos de sujetos del experimento, resume Science.

El éxito estaba asociado a procesos sociocognitivos como comunicación verbal, instrucciones, imitación y retos compartidos

 “El notable éxito ecológico y demográfico de la humanidad se ha atribuido, en gran medida, a nuestra capacidad de acumular cultura, con el conocimiento y la tecnología acumulándose a lo largo del tiempo, aunque las capacidades sociales y cognitivas que han permitido dicha acumulación cultural sigue sin estar clara”, escriben Dean (Escuela de Biología de la Universidad de St.Andrews, Reino Unido) y sus colegas en el artículo en el que presentan los resultados de la investigación.

Las tradiciones culturales humanas acumulan a lo largo del tiempo mejoras que permiten producir tanto tecnología como otros logros culturales de sorprendente complejidad y diversidad sin precedentes en el resto de especies, plantean los investigadores en sus conclusiones de la investigación. Su experimento, dicen, confirma la hipótesis avanzada por otros estudiosos (M.Tomasello y colegas) sobre la capacidad de aprendizaje social a partir de las experiencias de los demás, que esta presente en la especie humana mucho más intensamente que en los primates no humanos. La cuestión, señalan, es averiguar cuándo y por qué evolucionaron en el Homo sapiens estas capacidades sociocognitivas.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS