Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENCUESTA DEL INE

La población se estanca por la crisis y solo crece un 0,36%

Justo antes de la crisis el número de habitantes llegó a crecer casi un millón de personas al año

Justo antes de que irrumpiera la crisis, la población española llegó a crecer casi un millón de personas al año a un ritmo del 2,12%. Es lo que sucedió a lo largo del año 2007, cuando el flujo de llegada de extranjeros era creciente.

Los datos del padrón a fecha de enero de 2011, que ayer hizo públicos el Instituto Nacional de Estadística (INE), muestran un escenario muy diferente. Tanto como lo es la situación económica. El crecimiento de la población se ha reducido a tasas del 0,36%, muy lejos de las de hace tres años. “Hay una situación de estancamiento, de leve crecimiento de la población”, apunta el catedrático de Sociología de la Complutense, Joaquín Arango.

El número de residentes en España es de 47.190.493 personas. De ellos, 41.439.006 tiene la nacionalidad española. Su número crece en 165.709 vecinos. Sin embargo, Arango advierte de que las nacionalizaciones rondan las 100.000 anuales, por lo que el saldo es muy inferior al que refleja el censo.

El número de residentes extranjeros (5,7 millones), que eran quienes dieron vitalidad al crecimiento demográfico de los últimos años, apenas crece un 0,06%. “Vienen menos inmigrantes y se van más, pero no hasta el punto de que descienda su número respecto al año anterior”, comenta el sociólogo, quien advierte de que los datos del padrón hay que tomarlos con cautela. Hay quien puede estar registrado en dos municipios y quien ya no lo esté y conste como si lo estuviera: se causa baja tras dos años sin renovar la residencia.

Arango destaca tres tendencias que apuntan los datos del INE en la población extranjera. Cae el número de hombres (19.228 menos) y crece el de mujeres (22.981). La región que registra una mayor caída de censados es América Latina (unos 107.000 que probablemente sean menos por las naturalizaciones). Y, añade, el resto de orígenes (Europa por Rumania, África por Marruecos y Asia) “tienden a crecer levemente”. “Estos datos desmienten que España se haya convertido en un país de emigración”, apunta.

Autonomías como Asturias y Castilla y León siguen la tendencia que ya mantenían el año pasado y pierden población. En este último caso, la sangría se mantiene en León, Palencia, Salamanca, Segovia, Soria y Zamora. Sucede lo mismo en Galicia (Lugo y Ourense) y Aragón (Huesca y Teruel). La lista de las provincias cuyo número de habitantes retrocede la cierran Jaén y Valencia. Sin embargo, Andalucía gana 53,000 vecinos y la Comunidad Valenciana, 5.484.