Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Todos quieren un empleo en el almacén nuclear de Villar de Cañas

El Ayuntamiento recibe miles de currículos para solicitar trabajo relacionado con el silo atómico

El alcalde de Villar de Cañas, José María Saiz.
El alcalde de Villar de Cañas, José María Saiz.

Villar de Cañas (Cuenca) ha empezado el año con buen pie. El Gobierno decidió que el almacén nuclear se instalaría en su territorio, desprovisto de casi cualquier cosa que contribuya a una economía floreciente. La construcción del silo lleva bajo el brazo cientos de millones y muchos empleos. Tantas veces se ha repetido esto, que en unos pocos días, el Ayuntamiento ha recibido más de 2.000 currículos para solicitar un empleo. También las personas se están desplazando hasta allí para pedirlo. El alcalde, José María Saiz, repitió ayer que el almacén nuclear supondrá una oportunidad laboral para toda la comarca y confía en que solo su construcción genere unos 1.000 empleos, 300 de ellos directos. Una vez que  la instalación esté en funcionamiento está previsto que creen 150 puestos de trabajo de los que solo un 20% será para personal cualificado. Además, el alcalde ha explicado que durante los próximos cuatro años -el tiempo que se alargará la construcción- se formará a trabajadores de la comarca a fin de que obtengan un puesto de trabajo en el silo.

Pero no todo son alegrías. El alcalde recibe con disgusto la decisión de impugnar la elección de su pueblo para albergar el almacén. Lo harán los municipios con tradición nuclear, hasta 71 pueblos que tienen centrales, en su territorio o cercanas. Creen que la elección de Villar de Cañas se ha tomado sin seguir criterios técnicos ni de oportunidad económica. Pero lo que más les ha molestado, explicaron estos días, es que el Gobierno no les ha concedido ninguna de sus peticiones de mejora para sus territorios. Se refieren sobre todo a medidas de seguridad para sus centrales nucleares y proyectos de futuro una vez concluya la vida útil de estas. Por eso, lo que en principio fue una felicitación para Villar de Cañas se  transformó en pocas horas en la preparación de un documento jurídico para impugnar esa decisión.

El alcalde de Villar lo ha lamentado, y asegura que Saiz ha asegurado que el mismo viernes en que se aprobó la construcción del almacén nuclear en la localidad conquense desde la asociación que agrupa a estos municipios (AMAC) se pusieron en contacto con el consistorio para felicitarle por la noticia y, dice, incluso le invitaron a asociarse al colectivo. Villar no tiene experiencia ni tradición atómica, pero, a partir de ahora, la tendrá.

Saiz respeta la postura de esta asociación, pero ve difícil que se impugne la decisión del Gobierno, a pesar de que aún no está en el BOE. El alcalde sostiene que la decisión estaba tomada "antes de que llegara Rajoy al Gobierno".

 

 

 

 

 

Más información