Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno revisará el modelo de financiación de RTVE

Calvo-Sotelo asegura que genera "problemas" en el sector audiovisual

Calvo-Sotelo, ayer durante su toma de posesión.
Calvo-Sotelo, ayer durante su toma de posesión.

El Gobierno del PP está dispuesto a dar un golpe de timón en la televisión pública. Al recorte de 200 millones de euros en el presupuesto de RTVE para 2012, anunciado la semana pasada por el Ejecutivo, se suma la revisión a fondo del modelo de financiación implantado por los socialistas, cuyo aspecto más notable fue la desaparición total de los anuncios en TVE.

El nuevo secretario de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información, Víctor Calvo-Sotelo, advirtió ayer que el modelo de financiación aprobado por el Parlamento en 2009 origina problemas en el sector audiovisual y apuntó: "Este es un capítulo con el que nos tendremos que poner inmediatamente". Una de las opciones que baraja el Gobierno es la fusión de RTVE y la agencia Efe.

Calvo-Sotelo, hijo del expresidente del Gobierno Leopoldo Calvo-Sotelo, sostuvo que la reforma que abanderó Zapatero ha tenido "muchos problemas". Especialmente en el entorno europeo, ya que las operadoras de telecomunicaciones recurrieron ante los tribunales comunitarios el canon que están obligadas a pagar (el 0,9% de los ingresos anuales) para financiar TVE. Mucho menos críticas han sido las televisiones privadas, que deben aportar un 3% pero, a cambio, se han beneficiado muy significativamente del fin de la publicidad en la cadena pública.

El PP plantea una "inminente" reforma de la televisión pública

Además, RTVE recibe ingresos procedentes de la tasa radioeléctrica que el Ministerio de Industria recauda de los operadores de radio, televisión o telefonía por utilizar el espectro, y el Estado le otorga una subvención directa que ronda los 550 millones de euros. En total, para este año la Corporación tenía previsto contar con un presupuesto de 1.200 millones de euros. Pero el recorte de 200 millones pone en peligro la oferta que hasta ahora ha venido prestando el grupo estatal. Para analizar los efectos de este recorte, el Consejo de Administración de RTVE ha convocado hoy una reunión extraordinaria.

Algunos consejeros son partidarios de mitigar el hachazo del Gobierno con la recuperación moderada de la publicidad: 3 minutos por hora, un tercio de los anuncios que emitía antes de suprimir totalmente la publicidad, hace dos años. El límite para las privadas está establecido por ley en 12 minutos por hora.

Los anunciantes, que se opusieron de manera radical a esta medida, aseguraron ayer que la vuelta a la publicidad en TVE puede ser la "tabla de salvación" a los problemas financieros por los que atraviesa la televisión pública. La Asociación Española de Anunciantes (AEA) recordó que el Gobierno francés, inspirador de una medida similar para la televisión pública francesa, estudió con mayor detalle el proyecto y aplazó la supresión total de la publicidad al menos hasta el año 2014, replanteándose la vuelta atrás en la decisión.

También la Asociación de Usuarios de la Comunicación (AUC) apuesta por el regreso de los anuncios a la pública, fundamentalmente a través de fórmulas como el patrocinio y los contenidos promocionales, pero de manera menos agresiva que la que practican las privadas.

Los anunciantes aplauden la hipotética vuelta de la publicidad

Como medidas complementarias, esta asociación propone incrementar el peso de la producción propia y abrir un debate social sobre el futuro de RTVE sin renunciar a una televisión pública "plural, neutral, independiente del Gobierno y que apueste en sus contenidos por la calidad y el interés social".

CC OO considera que el recorte presupuestario es "un ataque" al servicio público.

Más información