Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Recetas para huir de los ‘aparcaniños’ en Navidades

Organismos de todo tipo ofrecen cientos de actividades en vacaciones

Actividades para niños en el mercado de Boquería de Barcelona.
Actividades para niños en el mercado de Boquería de Barcelona.

En diciembre de 2004 un titular del suplemento Andalucía de este diario rezaba: “Un colegio de Camas acoge en Navidad a niños de trabajadores”. Entonces, aquello merecía un titular, pero hoy, cuando apenas han pasado siete años, Camas no es ninguna excepción. Ayuntamientos, asociaciones de padres, instituciones culturales, fundaciones y hasta equipos de fútbol y baloncesto de primera división arriman el hombro para ayudar a conciliar estas Navidades el trabajo de los padres y las vacaciones de sus hijos. Más este año, que las festividades caen en fin de semana. Hay padres que reservan días de permiso, quien tira de la familia o quien, a veces desesperado, acude a estos cursillos cortos que aspiran a ser algo más que un aparcaniños.

Los escolares se merecen desconectar de su rutina, así que hay que envolver el campamento urbano muy bien para que no se sientan dentro de un bucle. Un buen ejemplo es Leganés (ciudad dormitorio madrileña de cerca de 190.000 habitantes) donde el consistorio se ha aliado con dos asociaciones de padres y dos ONG para abrir cuatro centros de enseñanza. Por 118 euros, un niño participa durante una semana en actividades relacionadas con la ciencia y el deporte desde las siete y media de la mañana, además desayuna y come en el Colegio Víctor Pradera.

Los jardines botánicos de Madrid

y Valencia ofrecen cursillos

 

 

El contacto con la naturaleza es muy recurrente en estas fechas. Una evasión total incluso en las grandes ciudades. “En el Jardín Botánico empezamos los cursillos hace dos años. Tuvimos en cuenta las actividades en otros sitios”, explica María Belllet, de la Unidad de Cultura Científica del jardín. Se refiere a SEO/Bird Life, la sociedad ornitológica española, que organiza paseos por los parques madrileños para que los nuevos naturalistas “conozcan las aves que viven en los parques: cómo son, de qué se alimentan, en dónde viven, qué problemas pueden tener...”, explican en su web. Y tomaron ideas del Botánico de Valencia que este año planteará a los niños la pregunta: ¿qué sería de un jardín sin fauna? Los niños descubrirán cómo los artrópodos ven, crecen o por qué son tan importantes.

“No solo vienen niños porque necesitan que alguien se quede con ellos, sino niños asiduos, que vienen en verano y les apetece volver”, prosigue Bellet. La estructura es tal, que cuentan con un servicio de guardería para padres rezagados. “En el Año Internacional de los Bosques nos centraremos en ellos. Les enseñaremos a construirlos con materiales como plastilina y a reconocer plantas”. El zoo y Faunia en Madrid y el zoo de Barcelona también ofrecen programas.

El turístico mercado de la Boquería, en Barcelona, acoge desde hace 10 años cursillos infantiles en su aula de cocina. También en estas fechas. A las nueve y media, antes de que se abran los puestos al público, los 25 jóvenes chefs compran lo que van a necesitar ese día en los fogones. “Los tenderos les preguntan cosas, llevan el dinero ellos y no nos vamos hasta que no han comprobado las vueltas. No se trata solo de que aprendan algo de cocina, sino que sean autónomos”, cuenta entusiasmada Eulàlia Fargas, al frente de Cuina per nens. Los niños preparan su desayuno, compran, cocinan —en esta ocasión pastel de cebolla (que alguno prueba por primera vez) y beicon, roscón de reyes o ravioli de calabaza— y se lo llevan a casa.

Clubes de fútbol y baloncesto pondrán a los escolares a hacer deporte

En la Casa Encendida de Madrid jugarán a ser periodistas. “Visitarán la sede de EL PAÍS, acudirán a la cadena SER y entrarán en antena, aprenderán a usar un telepronter en le televisión y a editar un libro”, cuenta David Calzado. En otro taller, con el músico Andy Chango, será la hora de los discos. “Seguirán todos los pasos, de la composición y la producción a la portada”.

A la máxima mens sana in corpore sano se suman las fundaciones de dos importantes clubes de baloncesto: el Bilbao Basket y el Asefa-Estudiantes. Más de 300 niños vascos ya se han apuntado a este campus navideño, que en el caso de Madrid se alternará con piscina y otros deportes. En Getafe y Torrejón de Ardoz (Madrid) y Mairena del Aljarafe (Sevilla) también se celebrarán. En A Coruña, Pamplona, Villarreal (Castellón) y Granada serán de fútbol y participarán jugadores y exjugadores del Deportivo, Osasuna, Villa Real F.C. y el Granada F.C.

La oferta es variada pero la demanda es grande y será más de uno el niño que se quede sin plaza.

Descanso de los abuelos

Los abuelos son un salvavidas todo el año. Su papel resulta vital es muchos casos, sobre todo, en familias de pocos recursos que no pueden costear que alguien cuide a sus hijos y más desde que las mujeres se incorporaron al mercado de trabajo. Según el Imserso, más del 50% de los abuelos cuida a sus nietos casi a diario —el 22% diariamente más de siete horas— y el 45% casi todas las semanas.

Más de uno y más de dos se siente “angustiado y utilizado” por la tarea concluye el estudio Abuelos y abuelas... para todo. Percepciones en torno a la educación y el cuidado de los nietos, realizado por la Federación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) y Obra Social Caja Madrid. Ellos también necesitan un descanso. Así que muchos padres intentan liberarles de esa carga, aunque es complicado cuando el 26,1% de los hogares manifiesta llegar a fin de mes con dificultad o mucha dificultad, según el Instituto Nacional de Estadística. Incluso casi un 40% de las familias españolas no se puede permitir ir de vacaciones fuera de casa al menos una semana al año en 2011.

El parque rural de Aldea Noa en Narón (A Coruña), que convirtió en granjeros a los niños hasta 12 años el pasado año, esta vez planea juntarlos de forma gratuita con los citados abuelos en unos talleres intergeneracionales. La idea es “fomentar las relaciones recíprocas de aprendizaje”. Darán de comer a los animales, cocinarán, revivirán juegos tradicionales o construirán juguetes antiguos.

 

Más información