Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carne de cañón

El pasado año se sacrificaron en España 41.728.000 cerdos, 2.273.000 vacas y 11.392.264 corderos. ¿Afecta a nuestra salud el nivel de bienestar que haya tenido el animal que nos comemos?

El número ES 227047895611 nació en una granja de producción porcina. Cuando tenía 24 horas de vida le cortaron la cola y le castraron sin anestesia. Comparte espacio con otros cuatro congéneres en cinco metros cuadrados. Con tres meses sufrió una infección respiratoria y fue tratado con antibióticos. Cuando cumpla siete meses, le trasladarán al matadero. Antes de morir, le darán una ducha, para evitar que el estrés tense sus músculos y su carne se endurezca. Será gaseado con CO2 para aturdirle y después degollado. Su carne llegará a nuestras mesas en las siguientes horas.

¿Afecta a nuestra salud el nivel de bienestar que haya tenido el animal que nos comemos? El bienestar animal es un compendio de factores que afectan a la calidad de vida: alimentación adecuada, espacio suficiente para vivir, atención sanitaria correcta, ausencia de maltrato y estrés, o respeto por las necesidades sociales de los animales, son algunos de los aspectos a tener en cuenta.

En 2009 se sacrificaron 560 millones de pollos en España y cada español comió 22 kilos de su carne

Los ganaderos defienden que ellos son los primeros interesados en que se cumpla la normativa de bienestar animal

El pasado año se sacrificaron en España 41.728.000 cerdos, según datos del Ministerio de Agricultura. Somos el segundo país de la Unión Europea, por detrás de Alemania, que más carne porcina consume. También pasaron por el matadero 2.273.000 vacas y 11.392.264 corderos. Cada español consumió en 2009 casi 48 kilos de carne de porcino y 14 kilos de vaca. En cuanto al pollo, se sacrificaron 560 millones de estas aves y cada español comió 22 kilos de su carne, según recoge Agricultura.

Bienestar animal

La organización Igualdad Animal ha llevado a cabo un estudio en 150 granjas de cerdos españolas (en toda España hay 98.000 granjas de cerdos) entre los años 2009 y 2010 y los resultados ponen de manifiesto el cumplimiento de la normativa europea en materia de bienestar animal. En las imágenes e informes sobre este estudio se recogen situaciones que son legales, como el corte de rabo y cola de los cochinillos sin anestesia o cerdas llenas de úlceras, y otras ilegales como sacrificar a una cría de cerdo a golpes o la inadecuada atención sanitaria de los animales.

Fuentes del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino apuntan que puede haber "algún caso" en que no se respete la normativa sobre bienestar animal y esas situaciones hay que denunciarlas ante las comunidades autónomas, que son las competentes en esta materia. Desde el ministerio comentan que desde 2007 se está aplicandoel Plan Nacional de Control de la Cadena Alimentaria, cuyo objetivo fundamental es lograr que los alimentos producidos por la Unión Europea tengan un buen nivel de calidad en el aspecto sanitario, medioambiental y ético con respecto al trato que reciben los animales.

Antibióticos y hormonas

Por su parte, fuentes del sector ganadero afirman que la normativa de bienestar animal se cumple y que los ganaderos son los primeros interesados en que se denuncien las situaciones en que no es así, porque para el ganadero el bienestar animal es una cuestión de humanidad y de rentabilidad.

En Europa, con los animales se permite utilizar antibióticos para tratar enfermedades y hormonas para facilitar su reproducción. Según Roberto Sabrido, presidente de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, dependiente del Ministerio de Sanidad, el bienestar animal se controla y se tiene cada vez más en cuenta como un aspecto más de la seguridad alimentaria. "Con respecto a determinadas sustancias que incrementan la masa muscular de los animales, como el clembuterol, se comprobó que su ingestión puede provocar en las personas: taquicardias, nerviosismo, sudoración y mareos", explica Sabrido. El clembuterol se prohibió en España a raíz de una intoxicación de la población por consumir esta sustancia a través del hígado de ternera. Sólo en Madrid hubo cerca de cien personas hospitalizadas en1994. Actualmente en España el usodel clembuterol está penado con cárcel. Según datos del Plan Nacional de Residuos, en el año 2009, ninguna granja española ultilizó esta sustancia.

Administración de fármacos

Hugo Bascopé Quintanilla, médico inmunohematólogo, cree que aunque se da un margen de tiempo para que el animal elimine toxinas, medicamentos u hormonas y se hacen controles en las explotaciones ganaderas y en los mataderos, pueden quedar restos en su cuerpo, que podrían pasar a las personas que los consumen.

En este sentido, Silvia Húmera, veterinaria y consultora del sector ganadero, afirma que "existe una legislación para estipular los días que han de transcurrir entre la administración de un fármaco para tratar una determinada enfermedad y el momento en que se puede sacrificar al animal, con la garantía de que no quedan restos en su cuerpo". Esta normativa, aclara,ha sido avalada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y las agencias europea y española de seguridad alimentaria

María González, veterinaria y militante de la organización Igualdad Animal advierte de que, en caso de que quedaran restos de productos farmacológicos u hormonas en el animal, su ingestión "puede provocar problemas de fertilidad, tanto en mujeres como en hombres, y desencadenar reacciones alérgicas en personas que son sensibles a ciertos antibióticos". González añade que el cerdo es una especie muy sensible al estrés y que, cuando el animal lo sufre, al igual que todos los mamíferos, incluidos los humanos,segrega una hormona llamada cortisol, que produce alteraciones en el funcionamiento del metabolismo y reduce las defensas del animal. "Uno de los casos más evidentes de que, según como se hagan las cosas en las granjas, nuestra salud se puede ver afectada, es el de las vacas locas, que fueron alimentadas con piensos elaborados a base de carne de vacuno, a pesar de ser animales herbívoros, lo que tuvo como consecuencia la muerte de personas", aclara la veterinaria.

Expedientes sancionadores

La Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid abrió 53 expedientes sancionadores en materia de sanidad y bienestar animal en 2010. El mismo año, en Cataluña, se abrieron 24 expedientes por el incumplimiento de la normativa sobre bienestar animal. "Los incumplimientos de la normativa vigente sobre bienestar animal pueden acarrear en España sanciones de hasta 100.000 euros, las más elevadas de Europa", explica Silvia Húmera.

Preocuparnos y exigir como consumidores que los animales que nos comemos sean bien tratados y no considerarlos "carne de cañón", no sólo es beneficioso para nuestra salud, si no que también nos convierte en mejores personas.