Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Club de Madrid analiza el efecto de las nuevas tecnologías sobre la democracia

Arianna Huffington pide a los políticos un mayor compromiso con las peticiones populares expresadas a través de Internet

Las nuevas tecnologías de Internet son el sustento de la democracia del futuro. Prueba de ello son las revoluciones populares en países autoritarios del mundo árabe y la oleada de insatisfacción ciudadana que ha recorrido diversos países occidentales, como Estados Unidos o España. Esos movimientos sociales se comunican y organizan a través de las redes sociales, como Twitter o Facebook, y se han distanciado paulatinamente de los medios de comunicación tradicionales.

Esas son las tesis sobre las que debatieron ayer martes en Nueva York mandatarios, empresarios e intelectuales de todo calado, en el arranque de una de las mayores conferencias recientes sobre el influjo de las nuevas tecnologías en la democracia del siglo XXI, organizada por el Club de Madrid, que este año cumple su primera década. En la ponencia inaugural, la directora del portal informativo The Huffington Post, Arianna Huffington, pidió a los políticos un mayor compromiso con las peticiones populares expresadas a través de Internet.

"Muchas buenas ideas que esos movimientos proponen están muriendo, porque no hay un verdadero compromiso gubernamental para hacerlas realidad", dijo. "Pero es cierto que las nuevas tecnologías comienzan a marcar un cambio en ese sentido. Pueden entorpecer los resortes habituales de los gobiernos. Empleándolas, la ciudadanía, organizada, puede influir sobre el gobierno de modos muy variados".

El ejemplo de los indignados

Huffington empleó el caso de las recientes concentraciones de indignados en España para ilustrar lo que describió como limitaciones del actual sistema político: "Es impresionante ver cómo un país con un 20% de desempleo, como es España, con patentes riesgos económicos para la clase media, y con las protestas que ha vivido en los pasados meses, va a ver el triunfo de un partido conservador que impondrá medidas de austeridad. Creo que es una demostración de la sensación que hay en el electorado español de que todo el sistema es disfuncional, y que es muy difícil obtener resultados claros".

El Club de Madrid es el mayor foro de exmadatarios del mundo, creado para promover los valores de la democracia y para plantear soluciones a situaciones de crisis. Lo integran 87 antiguos presidentes y primeros ministros de 60 países. La sede de la organización está en España. Su presidente es el primer ministro holandés retirado Wim Kok y su secretario general es el exministro español de Asuntos Exteriores, y exembajador en Washington, Carlos Westendorp.

El alcalde neoyorquino, Michael Bloomberg, inauguró ayer formalmente el congreso y se refirió a las redes sociales como "los nuevos espacios públicos" en los que los ciudadanos pueden hacer oír su voz. "Esas nuevas formas de comunicación son una verdadera revolución, porque garantizan el libre flujo de ideas, que es la sangre misma que mantiene viva a la democracia", añadió.

En el encuentro participan todo tipo de exmandatarios, como el primer ministro francés Lionel Jospin; el presidente de Nigeria Olusegun Obasanjo; la presidenta de Irlanda Mary Robinson; el presidente mexicano Vicente Fox; el presidente chileno Ricardo Lagos, y el presidente de Colombia Andrés Pastrana, entre otros. El encuentro se clausurará este miércoles, con la entrega del Premio de Liderazgo Democrático Club de Madrid al expresidente norteamericano Bill Clinton. Sólo otro líder mundial ha recibido previamente ese premio: Nelson Mandela, en 2008.

Mensaje de Aung Sang Suu Kyi

En la ponencia inaugural, el expresidente peruano, Alejandro Toledo, destacó el papel revolucionario de las nuevas tecnologías. "Están contribuyendo de un modo enorme a darle voz y libertad a la ciudadanía en países autoritarios, como Túnez, Libia, Siria, Irán, Egipto o Yemen", dijo. "El hecho de que hoy en día, una mujer en un régimen represor como esos pueda enviar un mensaje de Twitter es un ejemplo de esa libertad. Las nuevas tecnologías hacen que los gobiernos, finalmente, rindan cuentas ante sus ciudadanos".

Desde su encierro en Myanmar, la premio Nobel y líder opositora Aung Sang Suu Kyi envió a los participantes en el congreso un mensaje grabado en vídeo. "Encontramos situaciones nuevas, diferentes, en el mundo. La tecnología, al servicio de esas revoluciones, puede tener efectos muy positivos, porque nos hace percatarnos de lo que sucede en otros lugares", dijo. "Esas tecnologías, la globalización en general, significan un mayor contacto, y un mayor entendimiento entre personas".

Al término del congreso, bautizado formalmente como Tecnologías Digitales para la Democracia del Siglo XXI, los líderes del Club de Madrid emitirán una serie de propuestas que pondrán a disposición de los actuales mandatarios que gobiernan en el mundo, como una forma de aconsejarles para avanzar hacia la expansión y consolidación de los valores democráticos.