Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los españoles salen del trabajo hasta dos horas más tarde que el resto de los europeos

El tiempo que dedican a la comida también es mayor, según un estudio comparativo de la Comisión para la Racionalización de Horarios

Los españoles salen de trabajar de media a las 19.00, hasta dos horas más tarde que sus vecinos europeos, que suelen terminar su jornada laboral entre las 17.00 y las 18.00, a excepción de los centros comerciales, cuya hora de cierre oscila entre las 19.00 y las 22.00. Son algunos de los datos destacados de un estudio de la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios en España (ARHOE).

Dicha Comisión, formada por 116 instituciones y entidades, ministerios, comunidades autónomas, empresarios, sindicatos y universidades, entre otras instancias, ha estudiado los horarios laborales en Alemania, Bélgica, Francia, Finlandia, Italia, Luxemburgo, Reino Unido y Suecia en el sector bancario, servicios, de oficinas, en la Administración, en el comercio y en la industria.

En ninguno de estos países aparece el horario continuo o jornada intensiva, excepto en España, donde se aplican este tipo de horarios sobre todo en la Administración y la banca, o en empresas durante los meses de verano.

El estudio también revela que el periodo de tiempo dedicado a la comida oscila mayoritariamente entre los 30 y los 60 minutos, mientras que en España este lapso llega hasta la hora y media o las dos horas.

En países como Suecia, Finlandia o Francia las políticas de flexibilidad de horarios laborales están "plenamente" establecidas, afirma el estudio.

A la vista de estos datos, el presidente de la ARHOE, Ignacio Buqueras, señala que "la tarea para conseguir en España unos horarios más racionales y adaptados a la realidad del entorno europeo no está ni mucho menos terminada". Según apunta, se dan "jornadas interminables" que "inhabilitan a los trabajadores para conseguir una completa conciliación de su vida laboral con su vida personal y familiar". A juicio de Buqueras, "se hace indispensable un gran acuerdo entre todas las fuerzas sociales para el logro de unos horarios más racionales" en España, "máxime cuando está acreditado que las empresas que aplican horarios más flexibles y adaptados al entorno europeo mejoran su productividad y, lo que es muy importante, consiguen una mayor implicación y bienestar para sus empleados".