Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Solo te pido que digas dónde está Marta", le espeta Carcaño a su amigo en el juicio

Los padres de la menor afirman que su sufrimiento se aliviaría si encontraran el cuerpo. Una testigo afirma que esa madrugada no parecía que hubiera gente en casa del principal acusado y otros aseguran que le vieron saliendo con una silla de ruedas

"Solo te pido que digas dónde está Marta. Tú estás en la calle y yo en la cárcel". Con esta frase que le espetó Carcaño a su amigo Samuel Benítez durante un careo ha terminado hoy la sesión del juicio por la presunta violación y muerte de Marta del Castillo, la joven desaparecida en 2009 y cuyo cadáver no ha sido aún hallado. En esta sesión han declarado los padres de la víctima, Antonio del Castillo y Eva Casanueva, así como el hermano de esta Javier Casanueva. También esta semana comparecerá El Cuco, el menor absuelto del crimen pero condenado por encubrimiento a dos años y 11 meses de internamiento, así como al pago de 414.910 euros por los gastos generados por la búsqueda del cuerpo en el río Guadalquivir.

La jornada ha terminado con un cara a cara entre el principal acusado de la muerte de Marta del Castillo, Miguel Carcaño, y su amigo Samuel Benítez. Lo había solicitado a principio de la mañana el abogado de la familia de la víctima y los demás no se han opuesto. El juez les explicado el procedimiento y dicho que se hablen "sin insultos". "Solo te pido que digas dónde está Marta. Tú estás en la calle y yo en la cárcel", le ha dicho Carcaño a su amigo. Samuel, muy nervioso y con la voz entrecortada, le ha reprochado haberle implicado en el caso y dice que nadie le va a creer. "En esa época tú eras más listo que yo. Por eso tú estás fuera y yo en la cárcel", le ha dicho. Samuel ha respondido: "Es fácil acusar en este país, sin aportar pruebas". El juez ha dado por terminado el careo y Samuel se ha santiguado mientras volvía al banquillo.

Las primeras horas de la sesión de hoy la han protagonizado los padres y el tío de Marta del Castillo, que han prestado declaración. Toda la familia volvió a casa temprano el día del crimen porque estaban preocupados por la falta de noticias de Marta. Ante la tardanza, empezaron a llamar a los amigos, incluido a Miguel. Antonio del Castillo ha recordado que la madre habló la noche del crimen con Carcaño y le dijo: "Como le haya pasado algo a Marta te voy a echar a la policía encima". Miguel le dijo que había dejado a la chica en casa a las 21.30. Varios amigos le dijeron a los padres que vieron "algo raro".

Del Castillo ha admitido que su estado de ánimo "mejoraría mucho" si encontraran el cuerpo de su hija y ha afirmado que los cambios de versión de Carcaño son un "machaque", para ellos.

Eva Casanueva ha declarado que el día que desapareció Marta tenía planes y estaba contenta. Le había advertido a la joven sobre el "perfil de maltratador" que tenía Carcaño. También ha recordado que, hasta las 21.00, el móvil de Marta daba tono de llamada, aunque no lo cogía. Luego, se quedó fuera de cobertura. La madre ha destacado la angustia de la noche de la búsqueda y las llamadas a todos los amigos, incluidos Samuel y Miguel Carcaño. Se ha sumado a la declaración de su esposo sobre el alivio que supondría saber dónde está el cuerpo.

Una testigo, amiga de la víctima, ha declarado que les extrañó que Miguel Carcaño no colaborara aquellos días con la búsqueda de Marta del Castillo y descrito la casa del principal acusado, donde había una silla de ruedas. Este objeto fue usado, supuestamente, en el traslado del cadáver. Ha asegurado que en casa de Carcaño, sobre las 2.15, no había ninguna luz y parecía no haber nadie.

Otro amigo de Marta ha afirmado que volvió a la casa del principal acusado a las 13.30 del día siguiente al crimen. En el bloque, un vecino les dijo que había visto a Miguel con una silla de ruedas sobre las 1.30 de la madrugada.

Un policía de incógnito

Javier Casanueva, tío de Marta del Castillo, ha recordado cómo fue de madrugada a casa de Carcaño. En la casa no contestó nadie y llamó a un vecino para que le abriera. Otra vecina le contó que esa tarde oyó golpes en la casa, pero no le dió importancia. El hijo de esta mujer le dijo que, sobre la 1.30, vio a Miguel en el portal con una silla de ruedas y que le extrañó. "Yo ya empecé a temblar", ha recordado el tío.

También ha recordado Casanueva que se entrevistó días después con el hermano de Carcaño, Javier Delgado, que le había llamado pidiendo verle porque sabía que su hermano era sospechoso. El tío de Marta fue a la entrevista con una policía que se hizo pasar por familiar de la chica.

El abogado de los padres, José María Calero, ha planteado el conflicto que crea la sentencia contra El Cuco, condenado ya por un juez de Menores, ya que tenía menos de 18 años cuando ocurrió el crimen. El letrado cree que la sentencia del menor puede suponer una infracción del derecho al juez imparcial en esta causa. El fiscal se ha opuesto. Después ha sido cuando la acusación particular ha pedido un careo entre Miguel Carcaño y Samuel Benítez, el principal acusado y su amigo y, en esta ocasión, aunque ha advertido que es un procedimiento excepcional, la fiscalía no lo ha rechazado. Solo la defensa de María García, la novia del hermano de Carcaño, rechaza la medida.

En la jornada del miércoles comparecerán nueve testigos, entre ellos siete funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía, según el guión del juicio elaborado por la Sección Séptima de la Audiencia Provincial.

El juicio, para el que se han acreditado 40 medios de comunicación y alrededor de 150 periodistas, comenzó el pasado lunes. Hasta ahora, solo el principal acusado, Miguel Carcaño, ha admitido que mató a la joven con un cenicero, pero no ha desvelado dónde está el cadáver. Tampoco lo han hecho los otros implicados, que negaron haber estado presentes cuando murió la joven.

El cara a cara

- Miguel Carcaño: "Te pido que digas dónde está Marta. Tú estás en la calle y yo en la cárcel. Tu actitud es lo más pasota que se puede ser".

- Samuel Benítez: "Cree el ladrón que todos son de su misma condición. Explícame quién te crees tú, que una persona mata a una persona y quién se va a creer que se prestaría a ayudar a la desaparición de un cuerpo cuando otra persona es quien la ha matado. Porque yo no. Explícame cómo es posible que supuestamente tú me estés metiendo en una hora de nueve y cuarto a nueve y media, cuando a esa hora estoy yo con mis testigos en Montequinto. Y me dices que he intentado con un coche que ninguna amistad mía tiene ese coche. Tienes que aportar pruebas".

- Carcaño: "Por ejemplo, los tiques de autobús todavía no han aparecido".

- Benítez: "Yo a ti no te tengo que demostrar nada, se lo tengo que demostrar al jurado".

- Carcaño: "Intento demostrar que tú ese día no cogiste un autobús, tenías coche. Intento decir que viniste a mi casa con coche, no en autobús. Y tampoco apareciste por la casa, también es mentira. Igual que tú apagas tu móvil. Y está confirmado. En esa época tú eras más listo que yo. Por eso estás en libertad y yo en prisión".

- Benítez: "Y yo soy Forrest Gump que desde Montequinto a tu casa tardo cinco minutos. (Se gritan) Señoría, disculpe pero con acusaciones falsas no puedo. Es normal que me hierva la sangre. Y como te he dicho, a ti no tengo que demostrarte absolutamente nada. A quien tengo que demostrar es al señor juez y sus compañeros. Es fácil acusar aquí en este país sin aportar pruebas. Por el contrario, haz como yo, que hablo y aporto pruebas, que las aportaré".

Más información