Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hospital Sant Pau de Barcelona se moviliza de nuevo contra los recortes

La junta del personal del hopsital de Bellvitge reclama la dimisión de los directivos del centro sanitario

Nueva oleada de protestas y otras muestras de descontento laboral en los hospitales públicos gestionados por la Generalitat ante los recortes salariales que el Gobierno catalán está negociando con los sindicatos. El hospital Sant Pau de Barcelona ha convocado para mañana y el sábado dos días de movilizaciones que incluyen una acampada en el vestíbulo del centro sanitario para la noche del viernes al sábado. La junta de personal del hospital de Bellvitge, por su parte, ha reclamado la dimisión de la dirección del centro por la gestión de los ajustes.

Las protestas del Sant Pau incluirán varios actos, ha detallado el sindicato UGT. Entre ellos, la celebración de asambleas informativas para los vecinos sobre los efectos de los recortes, talleres de pancartas y la realización de debates sobre el modelo de la sanidad pública catalana. Las movilizaciones concluirán a las 17 horas del sábado para incorporarse a la manifestación simultánea convocada en unas 60 ciudades del mundo por parte del colectivo 15M.

Los sindicatos del Sant Pau sigue negociando el ERE temporal presentado por la dirección que afecta a casi la mitad de la plantilla: 1.500 trabajadores, de los que 1.428 personas quedarán suspendidas de empleo durante 15 días mientras otros 63 trabajadores quedarán sin trabajo durante 15 meses, hasta el 1 de enero de 2013.

Empleados del Bellvitge reclaman dimisiones

La tensión se mantiene elevada en otros hospitales del Instituto Catalán de la Salud. La junta de personal del Hospital de Bellvitge ha acordado este mediodía pedir la dimisión de los directivos del centro, además de continuar con las movilizaciones que realizan cada miércoles desde el pasado abril a las puertas del hospital.

Esta junta convocó una reunión extraordinaria para analizar los nuevos recortes anunciados la pasada semana por la dirección del centro, entre ellos el cierre definitivo de una unidad de cuidados intensivos -lo que supone prescindir de media decena de camas- y el de cuatro quirófanos.

"Estamos viviendo una situación inédita en la historia de este hospital. La situación es muy tensa", ha lamentado un portavoz del sindicato CGT . "Muchas medidas vienen marcadas por la Generalitat, pero otras las decide la dirección y están desestabilizando a la plantilla", ha destacado. Los sindicatos reclaman que la dirección deje de efectuar cambios aleatorios de turnos y la supresión masiva de horas extra con la que los gestores pretenden reducir los costes salariales.