Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seis de los ocho grandes hospitales públicos de Cataluña apoyan la convocatoria de huelga

Los médicos reclaman ir a la huelga si hay unanimidad del resto de centros. -El personal de los otros hospitales todavía debe pronunciarse

La amenaza de la huelga indefinida en los hospitales públicos de Cataluña va en aumento a medida que se estancan las negociaciones entre la Generalitat y los sindicatos para acordar el recorte salarial de la plantilla médica. El personal de seis de los ocho hospitales de referencia de la comunidad, los que gestiona directamente el Gobierno catalán, se ha pronunciado a favor de apoyar una huelga indefinida en sanidad para protestar contra los recortes que impulsa el Gobierno de Artur Mas (CiU). La votación, que solo se hará efectiva si hay unanimidad con los otros dos hospitales que todavía deben presentarse, presiona al Departamento de Salud de la Generalitat para que dé marcha atrás en la pretensión de ahorrar 47 millones de euros a costa del salario de los cerca de 41.000 profesionales de la sanidad pública.

Los sanitarios del Hospital Joan XXIII de Tarragona y del centro barcelonés de Viladecans han acordado hoy adherirse a una hipotética convocatoria de huelga indefinida. Los médicos se suman así a la propuesta ya aprobada en los hospitales de Bellvitge y Vall d'Hebron de Barcelona, el Arnau de Vilanova de Lleida y el Josep Trueta de Girona. De convocarse, la huelga indefinida se haría coincidir con las fechas de la campaña electoral. Se trata por ahora de una simple amenaza ya que la huelga solo se hará efectiva si el acuerdo es unánime y cuenta con el apoyo de los centros Germans Trias i Pujol, de Badalona, y el Verge de la Cinta de Tortosa.

El primero de los grandes hospitales en adoptar esta postura fue el Arnau de Lleida, seguido por el la Vall d'Hebron. Este centro acordó en asamblea realizar entre dos y tres paros semanales a partir de octubre. Estos paros no se han producido a la espera de que el resto de centros acordara una posición similar. Las votaciones en cadena en el resto de centros han vinculado la convocatoria de huelga indefinida a que fracasen las negociaciones entre los sindicatos y la Generalitat.

Tras varias semanas de reuniones, la Generalitat propuso el pasado lunes a los sindicatos un ultimátum para recortar la mitad de la paga de Navidad, o bien despedir a 1.500 interinos. Los representantes sindicales rechazaron la medida y avisaron de que meditan convocar una huelga, ahora secundada por la mayoría de los principales hospitales.