Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los divorcios aumentaron un 4,7% en 2010 tras los descensos de los últimos años

El mayor número de rupturas matrimoniales se dio entre los 40 y 49 años.- La custodia de los hijos menores fue otorgada a la madre en el 83,2% de las disoluciones

Las disoluciones de matrimonios alcanzaron la cifra de 110.321 en 2010, un 3,9% más que en 2009. Hubo 102.933 divorcios, un 4,7% más que en 2009, y 7.248 separaciones, un 5,6% menos. Además, se registraron 140 nulidades, un 10,2% más que en 2009. Son datos dados a conocer hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que indican que se rompe la tendencia a la baja de las rupturas matrimoniales iniciada en 2007.

Las estadísticas hechas públicas en agosto pasado por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ya se movían en esta línea.

Los divorcios representaron el 93,3% de las rupturas matrimoniales en 2010, frente al 6,6% de las separaciones y el 0,1% de las nulidades. Así las cosas, se consolida la tendencia al alza de los divorcios en el cómputo global de las disoluciones matrimoniales.

Del total de divorcios, el 67,4% fueron de mutuo acuerdo y el 32,6% no consensuados. En el caso de las separaciones, el 70,7% fueron consensuadas y el 29,3% contenciosas. Estas cifras suponen un crecimiento, en términos relativos, de las rupturas consensuadas respecto al año anterior, ya que en 2009 el 64,4% de los divorcios y el 67,6% de las separaciones fueron de mutuo acuerdo.

El mayor número de rupturas tuvo lugar en la franja de edad de entre 40 y 49 años, tanto en hombres como en mujeres. En cuanto a la nacionalidad, el 86,2% de las disoluciones matrimoniales se dieron entre cónyuges de nacionalidad española; en el 8,9% uno de los cónyuges era extranjero y en el 4,9% ambos cónyuges eran extranjeros.

La duración media de los matrimonios disueltos fue de 15,5 años, cifra ligeramente inferior a la registrada en 2009. Los matrimonios disueltos por divorcio tuvieron una duración media de 15,2 años, las rupturas por separación de 20,2 años y los anulados de siete años. Tres de cada 10 divorcios se produjeron después de 20 años de matrimonio y dos de cada 10 en uniones que duraron entre seis y 10 años.

El 42,9% de los matrimonios disueltos en 2010 no tenían hijos, frente al 46,4% del año anterior. El 48,5% contaban con hijos menores, el 4,8% con hijos menores de edad y mayores dependientes y el 3,8% con hijos mayores de edad dependientes. El 28,5% de los matrimonios disueltos tenía un solo hijo (30,7% en 2009).

En el 57,1% de las rupturas matrimoniales se asignó una pensión alimenticia, cifra similar a la del año anterior (57,5%). En el 87,5% de los casos el pago de la pensión correspondió al padre (88,7% en 2009), en el 5,0% a la madre (5,3% en el año anterior) y en el 7,5% a ambos cónyuges (6,0% en 2009).

La custodia de los hijos menores fue otorgada a la madre en el 83,2% de las rupturas matrimoniales, dato parecido al de 2009 (84%). En el 5,7% de las disoluciones la custodia la obtuvo el padre (similar al 5,6% de 2009), en el 10,5% fue compartida (ligeramente superior al 9,7% del año anterior) y en el 0,6% se otorgó a otros (instituciones, otros familiares).

Asimismo, el 72,4% de las demandas de divorcio se resolvió en menos de seis meses, mientras que el 8,1% se demoró más de un año.

Por comunidades autónomas, las que registraron las mayores tasas de rupturas matrimoniales por cada 1.000 habitantes fueron Cataluña (2,78), Canarias (2,72) y la ciudad autónoma de Ceuta (2,73). Por el contrario, las autonomías con menores tasas fueron Castilla y León (1,73), Extremadura (1,76) y Castilla-La Mancha (1,82).