Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El director porno que rodó con una menor dice que desconocía su edad

Pablo Lapiedra, cuya extradición solicita Colombia, comparece ante la Audiencia Nacional

El director de cine porno Pablo Lapiedra, cuya extradición solicita Colombia por usar a una menor de edad en una de sus películas, ha alegado en la Audiencia Nacional esta mañana que "no sabía que la joven que aparece en unos de sus flimes tenía 16 años" y se ha opuesto a ser entregado la país suramericano.

El letrado de Lapiedra ha añadido durante la vista que su cliente contrató a la joven de "buena fe" y bajo la creencia de que era mayor de edad, tal y como constaba en su documentación, falsificada por un amigo. Además, ha destacado que la chica nunca ha interpuesto una denuncia contra el director, que durante la comparecencia se declaró inocente. Además, el letrado ha dicho que en este caso no se cumplen los requisitos fijados por el convenio de extradición entre ambos países, que autoriza la entrega de personas "refugiadas" en el Estado al que se hace la reclamación, ya que Lapiedra es ciudadano español.

Por su parte, el fiscal Carlos Bautista ha considerado que se cumplen los requisitos formales para la extradición de Lapiedra y ha añadido que deben ser los tribunales colombianos los que estimen si es inocente o culpable de los hechos que se le imputan. Lapiedra, que se encuentra en libertad bajo fianza, fue detenido el pasado 17 de marzo en Barcelona después de que el rector de un instituto de Medellín (Colombia) fuera alertado por varios alumnos de que una compañera suya aparecía protagonizando un vídeo porno que se encontraba a la venta en la página web www.pablolapiedra.com.

Colombia acusa a Lapiedra de un delito de pornografía infantil, en su modalidad agravada, que puede acarrearle en ese país penas de entre 8 y 12 años de cárcel, y que en España está sancionado, para los delitos más graves, con penas de entre 5 y 9 años de prisión.

Las investigaciones que llevaron a la detención de Lapiedra comenzaron a finales de 2008, cuando la Brigada de Investigación Tecnológica (BIT) de la Policía, en colaboración con la Policía Nacional de Colombia e Interpol, detectó una red que se dedicaba a prostituir a adolescentes en el país latinoamericano. Según la Policía, las jóvenes eran de origen humilde y acudían a la grabación con la idea de que se trataba de un cásting. Los investigadores también aseguran que era el propio Lapiedra quien les facilitaba documentación falsa para que pudieran pasar por mayores de edad.

Los expertos de la BIT analizaron los vídeos de las menores y observaron que, si bien los varones que mantienen relaciones sexuales con las chicas hablan con acento colombiano, el cámara era español. Tras detener a los actores porno que participaron en la cinta y cerrar las páginas de Internet, Interpol dictó sendas órdenes internacionales de detención contra Lapiedra y su mujer, que aparecía en alguna de las cintas y de la que se divorció posteriormente. Lapiedra fue finalmente detenido cuando salía del domicilio de su nueva novia en Barcelona.