Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia refuerza los controles tras estrellarse ayer un carguero espacial en Siberia

Sigue adelante con el lanzamiento de un satélite previsto para mañana si se superan nuevas medidas de seguridad.- La ISS depende ahora de los vehículos rusos tras suspender EE UU los vuelos de los transbordadores

Rusia seguirá adelante con el lanzamiento del satélite de navegación Glonass-M con ayuda de un cohete Soyuz-2 previsto para mañana si son superadas las medidas adicionales de seguridad establecidas horas después de estrellarse ayer en Siberia un carguero no tripulado tras un lanzamiento fallido desde la base de Baikonur, en Kazajistán. El cohete Soyuz con la nave Progress en su punta llevaba 2,9 toneladas de suministros para la tripulación de la Estación Espacial Internacional (ISS) y el fallo se produjo en la última fase del cohete (último módulo de propulsión), que impidió la separación de la nave en el momento debido, no pudiendo alcanzar esta su órbita prevista.

"La decisión final sobre el lanzamiento del Glonass-M será adoptada en función de los resultados [de esos exámenes adicionales]", asegura la agencia espacial rusa (Roscosmos) en un comunicado. Un responsable de Roscosmos citado por la agencia oficial de noticias Interfax y que no quiso dar su nombre había señalado que Rusia había decidido cancelar temporalmente el lanzamiento de los cohetes Soyuz hasta que se esclarecieran las causas del accidente de la nave Progress. "Cualquier decisión al respecto será adoptada una vez que el trabajo de la comisiòn de emergencia [que investiga los accidentes espaciales] esté completado", dice la nota de RosKosmos.

El centro ruso de control de los vuelos espaciales ha asegurado que hay almacenadas suficientes reservas y provisiones para abastecer a los astronautas de la ISS hasta la llegada de la próxima Progress, y ha excluido una eventual evacuación de la tripulación de la estación. El responsable de Roscosmos, Vladimiro Popovkine, ha convocado para esta noche una reunión urgente para abordar "propuestas suplementarias que aseguren el abastecimiento de la ISS y el mantenimiento por parte de Rusia de sus obligaciones para garantizar el buen funcionamiento de la estación".

La semana pasada Rusia perdió el poderoso satélite de telecomunicaciones Express-AM4. El aparato quedó fuera de la órbita prevista tras ser lanzado y es poco probable que pueda ser recuperado. Tras esta pérdida, RosKosmos suspendió el lanzamiento de los cohetes portadores Protón y los bloques aceleradores Briz-M.

Medios de comunicación locales hablan ya de crisis de la industria espacial rusa, recordando que en solo nueve meses han fracasado cinco lanzamientos.

Desde que el mes pasado se cancelara definitivamente el programa de los transbordadores de la NASA, la ISS depende de los vehículos de transporte rusos de modo exclusivo cuando se trata de llevar y traer a los astronautas y en gran medida cuando se trata de cargas, ya que los cargueros automáticos europeo (ATV) y japonés (HTV) contribuyen en el envío de suministros, pero son menos frecuentes y flexibles que los rusos.