Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama aprueba la cobertura gratuita de anticonceptivos

La Casa Blanca prohibirá que su suministro se vea condicionado a ningún tipo de copago por parte del paciente

La reforma sanitaria de Estados Unidos aprobada por el presidente Barack Obama el año pasado sigue teniendo efectos sobre los seguros privados de los norteamericanos. Este lunes, la Casa Blanca ha revelado que obligará a los seguros de salud a cubrir anticonceptivos y prohibirá que su suministro se vea condicionado a ningún tipo de copago por parte del paciente. El copago es la cantidad que el asegurado paga en cada visita médica a parte de las pólizas mensuales.

La Casa Blanca se disponía a avanzar este lunes una serie de cambios a las normativas sanitarias para que diversos métodos anticonceptivos queden cubiertos totalmente por los seguros sanitarios, con la oposición de numerosos grupos religiosos, católicos y protestantes en su mayoría, que apoyan la abstinencia sexual como método de evitar embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual.

De forma preventiva, y antes de conocer los detalles específicos de ese plan, la conferencia episcopal norteamericana reaccionó preventivamente a este anuncio a finales de julio, con un comunicado del cardenal Daniel DiNardo, de Tejas, donde afirmaba que un embarazo "no es una enfermedad, y la fertilidad no es una condición patológica que pueda suprimirse de cualquier modo técnicamente posible".

Las nuevas normativas sanitarias entrarán en vigor el 12 de agosto del año próximo. Este lunes ha comparecido en la cadena NBC la asesora en materia sanitaria del presidente, Stephanie Cutter, que ha dicho: "No se trata de abstinencia o de prevenir embarazos no deseados. Lo que estos cambios tratan de hacer es mejorar la salud de las mujeres... Hay estudios científicos que demuestran que la salud de las mujeres mejora si se reduce el precio de los anticonceptivos".

Según esas nuevas normas, los seguros deberán cubrir, además de los anticonceptivos, y de forma gratuita, visitas preventivas al médico de cabecera y a especialistas como los ginecólogos; pruebas diagnósticas para virus como el del papiloma humano, que provoca cáncer cervical, o el VIH; asesoramiento sobre gestación, parto y lactancia, y sobre casos de abuso y violencia doméstica.