Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reino Unido prohibirá la exportación a EE UU de tres fármacos usados para ejecuciones

El Gobierno británico espera que otros países de la Unión Europea adopten también la medida

El Gobierno británico se dispone a prohibir las exportaciones a Estados Unidos de tres fármacos que se utilizan para ejecutar a los condenados a muerte, al tiempo que conmina a sus socios de la Unión Europea a adoptar los mismos pasos. "Nos oponemos a la pena de muerte en cualquier circunstancia y no vamos a permitir que drogas británicas se utilicen en las inyecciones letales", ha subrayado el secretario de Negocios, Vince Cable, quien en los próximos días defenderá esa propuesta ante la Cámara de los Comunes.

El anuncio se produce semanas después de que una investigación parlamentaria concluyera que las empresas de Reino Unido han vendido en el último medio año suficientes fármacos al otro lado del Atlántico como para contribuir a la ejecución de un centenar de reos. El pasado noviembre, la coalición entre conservadores y liberaldemócratas ya decretó el veto sobre las ventas de pentotal sódico a EE UU, cortando de ese modo su suministro a centros carcelarios de Georgia y Arizona. Vince Cable pretende ahora extender ese bloqueo a otras tres sustancias, pentobarbital, bromuro de pancuronio y cloruro de potasio, que se utilizan en el cóctel de drogas suministradas a los resos del corredor de la muerte. La ratificación parlamentaria final se espera en un plazo de cuarenta días.

La organización Reprieve, una de las más destacadas en la campaña contra la pena capital, se ha felicitado por la medida, aunque advierte que los Estados norteamericanos que aplican la pena de muerte pueden hallar proveedores de fármacos en otros países europeos (en el caso del pentobarbital, principalmente en la compañía danesa Lundbeck). "Reino Unido ha tomado la delantera a la hora de poner fin a la complicidad con la pena capital en Estados Unidos. Esperemos ahora que su Gobierno sea capaz de convencer a sus colegas europeos de que enfilen la misma línea", ha declarado Clive Stafford Smith, responsable del grupo en el área de los derechos de los prisioneros.