Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cataluña pone sobre la mesa la jornada lectiva de los maestros

Está en cuestión la sexta horaria de clase en las escuelas públicas

Hacía tiempo que una frase tan lacónica no despertaba tanta expectación y congoja en el sector de la enseñanza en Cataluña. Los sindicatos de enseñanza están convocados para hoy, lunes, por el Gobierno catalán para conocer "las medidas organizativas de las plantillas docentes para garantizar el servicio educativo en los centros públicos el curso 2011-2012". Así reza la escueta nota que han recibido del Departamento de Enseñanza. Pero bajo esta percha, los sindicatos intuyen que se busca desandar algunas medidas laborales acordadas hace unos años con el profesorado.

El Departamento de Enseñanza guarda silencio. Los sindicatos y la oposición temen dos cosas: que se elimine la sexta hora de clase en las escuelas públicas y que se modifique el horario lectivo de los docentes.

Los recortes han llegado hace semanas a la sanidad y a la educación en Cataluña, donde CiU ha recuperado el Gobierno. Con todo, la Generalitat ha segurado que no bajarán las plantillas de maestros y profesores. Pero el curso que viene se incoporararán casi 15.000 alumnos más a las aulas en Cataluña. Y los sindicatos calculan que deberían incorporarse al menos 1.000 docentes para atender este crecimiento de alumnos. CC OO denuncia que están subiendo las ratios alumno/clase en secundaria desde los 24 hasta los 27 estudiantes.

La sexta hora diaria de clase fue aprobada en 2006 por el primer Ejecutivo tripartito catalán. Los alumnos de la escuela pública, que tenían hasta ese año, cinco horas diarias de clase, se igualaron a los de la concertada, que ya daban seis horas. Los profesores, sin embargo, no solo mantuvieron su horario lectivo sino que lo redujeron. Por eso, fue necesario contratar más de 2.000 maestros para atender esa ampliación del horario en las escuelas públicas.

La Generalitat ha declarado como prioridad absoluta en la enseñanza reducir el fracaso escolar. Casi uno de cada tres alumnos no logran el titulo de secundaria. Y está buscado cómo asignar más profesores donde más fracaso se produce. Si eliminara la sexta hora de clase en los centros públicos, podría asignar profesores a atajar el fracaso. Pero ha asegurado que las concertadas seguirán con las seis horas porque, a diferencia de los centros públicos, esta hora extra de clase la pagan las familias.

El horario lectivo de los maestros de las escuelas públicas en Cataluña bajó de 25 a 23 horas semanales a partir de 2006. Esas dos horas lectivas de menos se dedicaron a otras tareas en el centro (tutorias, sobre todo,) pero se mantuvo el horario total de 37,5 horas a la semana. ¿Se suprimirá la sexta hora? ¿Subirá el horario lectivo hasta donde estaba en 2006? Se sabrá hoy pero la diputada de ICV, Dolors Camats, ha advertiddo que de suprimirse la sexta hora se colocará en "inferioridad de condiciones" a las escuelas públicas respecto a las concertadas, sufragadas también con fondos públicos.