Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenado por "acoso constante" a su exesposa en San Sebastián

Un hombre ha sido condenado en San Sebastián a 21 meses de cárcel por un delito de maltrato psíquico habitual. El condenado decidió, tras divorciarse en 2007, que su exesposa "no reanudase su vida y mantuviera una relación con otro hombre", según la sentencia, que cita la agencia Efe. Además, otro hombre fue condenado ayer, también en San Sebastián, por intentar agredir sexualmente a una mujer en 2007.

El primero de los condenados acosaba a la que había sido su esposa "de forma constante" y "prácticamente a diario" con amenazas directas y a través del teléfono. La sentencia precisa que el condenado comenzó a vivir en el trastero de la vivienda conyugal, en el mismo inmueble en el que vivía la víctima, a pesar de que el espacio que utilizaba el hombre estaba destinado al uso y disfrute de su exmujer, según había establecido la sentencia de divorcio.

El hombre, al vivir en el mismo edificio que su víctima, "solía esperar a que la chica llegara a casa en el rellano de la escalera o bajo el balcón". Además, el condenado sacaba fotos de su exmujer, le llamaba por teléfono o al timbre de la casa a altas horas de la madrugada con el pretexto de querer ver a sus hijos y así "comprobar" si la víctima "estaba sola". Incluso en alguna ocasión entró a la vivienda por el balcón, escondiéndose bajo la cama de su expareja.

La víctima padece ansiedad, "dificultades en el sueño y en la alimentación", miedo e inseguridad, por lo que el acusado ha sido condenado a 21 meses de cárcel, a indemnizar con 18.000 euros a la víctima, a la que no podrá acercarse, ni comunicarse durante cinco años.

Agresión sexual

Otro hombre, N. A. V., ha sido condenado a dos años de prisión, esta vez por intentar agredir sexualmente a una mujer. Los hechos ocurrieron en San Sebastián en 2007, cuando el agresor atacó a su víctima en un camino que une Intxaurrondo con un centro comercial cercano.

El condenado agarró a la mujer por detrás y mientras la golpeaba la arrastró a una zona de hierba, donde volvió a atacarla y amenazarla, mientras intentaba besarla y bajarse los pantalones. El hombre fue sorprendido por dos personas que consiguieron evitar que se consumase la agresión. La mujer sufrió diversas lesiones en la cara y el cuello.