Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las hienas prehistóricas pesaban más de 100 kilos y eran solo carroñeras

Estudio realizado en el yacimiento arqueológico de Venta Micena en Orce (Granada) y publicado en 'Quaternary International'

La hiena gigante extinta Pachycrocuta brevirostris, cuyo tamaño duplicaba al de las hienas manchadas actuales, tenía los dientes más fuertes y, a diferencia de éstas, estaba especializada en el carroñeo, según un estudio realizado en el yacimiento arqueológico de Venta Micena en Orce (Granada) y publicado en la prestigiosa revista Quaternary International.

Este animal, que vivió hace aproximadamente 1,5 millones de años, pesaba unos 110 kilos y tenían una capacidad de fracturación mucho más elevada que la que realizan las hienas actuales.

El estudio ha sido liderado por los profesores Paul Palmqvist (catedrático del Departamento de Ecología y Geología de la Universidad de Málaga) y Bienvenido Martínez Navarro (investigador del Institut Català de Paleoecologia Humana y Evolució Social, Tarragona). Ha contado con la colaboración de tres investigadores de la Universidad de Granada: Juan Manuel Jiménez Arenas (investigador del Departamento de Prehistoria y Arqueología y del Instituto de la Paz y los Conflictos) y María Patrocinio Espigares y Sergio Ros Montoya (recientes doctores por el Departamento de Estratigrafía y Paleontología).

Los análisis de los procesos de fosilización (tafonómicos) muestran que las hienas carroñeaban los cadáveres de las presas abatidas por los depredadores dominantes en estos ecosistemas de inicios del Cuaternario (tigres dientes de sable y licaones), transportando selectivamente los restos de estos herbívoros a sus cubiles de cría y fracturando allí los huesos de las extremidades para acceder a la médula ósea de su interior.

Estos carnívoros debieron representar un serio competidor para las primeras poblaciones humanas que se asientan en el subcontinente europeo.