Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desmantelada en Figueres una red que prostituía a mujeres y obligaba a sus parejas a robar

A los cuatros detenidos por los Mossos d'Esquadra se les acusa de coacción, detención ilegal, lucro por explotación de la prostitución y tráfico de seres humanos

Los Mossos d'Esquadra han detenido a dos hombres y a dos mujeres de nacionalidad rumana que formaban parte de una organización que obligaba a chicas captadas en Rumanía a ejercer las prostitución en España y a sus parejas les forzaba a robar. La policía autonómica ha informado que los detenidos son Alin Marcel C., de 28 años, y Carmen T., de 24, ambos vecinos de Vandellós i l'Hospitalet de l'Infant (Tarragona) y Lucian C., de 26 años y Oana P., de 27 años y vecina de Figueres (Girona).

Las detenciones se produjeron entre los pasados días 18 y 19 de febrero como presuntos autores de los delitos de coacción a la prostitución, coacciones, detención ilegal, lucro por explotación de la prostitución y tráfico de seres humanos con finalidades de explotación sexual.

La investigación comenzó al saber la policía que habían llegado a la comarca gerundensedel Alt Empordà varias persones procedentes de Rumanía que, supuestamente, estaban vinculadas a la prostitución ejercida en un piso de Figueres. Las indagaciones permitieron averiguar que los sospechosos formaban parte de un grupo que actuaba en Rumanía, en España y, posiblemente, en algún otro país europeo.

Según los investigadores, la organización criminal contaba con un miembro en Rumanía que se ganaba la confianza de chicas jóvenes y, a veces, también de sus parejas, y les organizaba un viaje a España con la promesa de ayudarles a encontrar trabajo. Cuando las víctimas ya estaban lejos de sus casas, desprotegidas y sin dinero, este individuo les informaba de que, en realidad, las chicas debían dedicarse a la prostitución, tanto en clubes como en la carretera, y sus parejas a cometer hurtos, para pagar la deuda contraída con la organización.

Los Mossos d'Esquadra han descubierto que el grupo tenía un piso en Figueres (Girona) adonde trasladaba y retenía a las víctimas, a algunas de las cuales previamente les habían quitado su documentación. Los investigadores no dan el caso por cerrado y no descartan que se produzcan nuevas detenciones.