Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Retrato de las ocho fallecidas por la violencia machista en 2011

Ocho aproximaciones a las vidas, y al calvario, de estas mujeres

Ocho mujeres han fallecido a manos de sus compañeros sentimentales en lo que va de año, cuatro más que en las mismas fechas de 2010. Todas convivían con su agresor y una estaba en trámites de separación. Ninguna -seis españolas y dos extranjeras- había presentado denuncias previas por malos tratos.

Ana María Sánchez. 05/01/2011. TORRECABALLEROS, SEGOVIA

Una persona poco comunicativa, rara y obsesionada con los libros y la sabiduría. No en vano se proclamaba admirador de Sócrates. Y enemigo de la televisión. Así era Julio José Zapata, de 52 años, que se quitó la vida después de acabar a tiros, supuestamente, con la de su esposa, Ana María Sánchez, de 49 años, y la del hijo de ambos, Carlos, de 16. El matrimonio, que había llegado con el chico al pueblo hace unos ocho años procedente de Madrid, estaba iniciando los trámites de separación.

Madre e hijo son descritos como amables y extrovertidos, que participaban activamente en las actividades culturales y festivas del municipio segoviano. De hecho, la mujer se preparaba para ser alcaldesa en las fiestas de Santa Águeda, el 5 de febrero, donde es tradicional que las mujeres impongan su poder sobre los hombres. Paradojas de la vida. El homicida, de carácter duro, era muy exigente con el menor, al que quería ver convertido en arquitecto y a quien no dudaba en llamar "inútil" si no iba bien en los estudios.

Ana María y Carlos se refugiaban entre sí. Incluso los dos viajaban solos, porque el padre no quería salir de casa, hasta el punto de que prefirió pasar las Navidades en solitario, mientras su esposa y el chaval lo hacían fuera con la familia. No había denuncias por malos tratos ni órdenes de protección a favor de la mujer y el menor.

X.L. 13/01/2011. GRANADA

Una mujer china de 29 años perdió la vida presuntamente a manos de su pareja, también de nacionalidad china, X.L., de 32. Ella no había presentado denuncia alguna. Dos familiares de la mujer, W.L., se desplazaron días después del crimen a Granada desde Italia para hacerse cargo del cadáver. Confirmaron que la pareja tenía un hijo en común de seis años pero que residía en China y descartaron que la fallecida estuviera embarazada.

El suceso se produjo en la trastienda de un establecimiento de la calle Trajano de la ciudad. Vecinos alertaron de ruidos y gritos que hacían pensar que en el interior de la tienda se estaba produciendo una fuerte discusión. La Policía Local entró a través de una ventana y descubrió a la mujer que yacía boca abajo con una herida abierta en el cráneo. Los agentes encontraron en el inmueble a su pareja con el atuendo ensangrentado.

Ambos, la fallecida y el presunto agresor, residían de forma legal en España y tenían la documentación en regla. Los agentes encontraron en el local una losa de mármol que en principio podría ser el arma homicida.

Carmen. 18/01/2011. FUENLABRADA, MADRID

La vecina se quedó sorprendida al ver a Francisco tambaleándose mientras caminaba por la calle. "¿Está usted bien?", le preguntó. "Sí, sí, no crea usted que estoy borracho. Solo un poco mareado", dice ella que contestó. El hombre, de 47 años, se apoyó a continuación en un coche aparcado frente al portal de su vivienda. Pasados unos minutos accedió al interior. Unas horas antes o después de esta escena, eso está aún por determinar, Francisco estranguló a su mujer, Carmen, de 54 años, con la que compartía una habitación de alquiler en la localidad madrileña. Tras perpetrar el crimen se echó a la calle.

La inquilina de la vivienda, una mujer ecuatoriana que subarrendaba habitaciones para poder hacer frente a los pagos, se encontró el cadáver de Carmen tendido en la cama. La mujer contó a los agentes que la pareja, española, llevaba un mes viviendo ahí. Los policías se pusieron a buscar a Francisco, pero no tuvieron que ir muy lejos. Se había sentado a esperar en una plaza a unos 100 metros del lugar del crimen, en la plaza de los Cuatro Caños.

En comisaría, reconoció haber asesinado a Carmen. Dijo que lo hizo después de una acalorada discusión, según la Jefatura Superior de Policía. Y que utilizó para ello un cordón que sostuvo entre sus manos alrededor del cuello de su pareja. Hasta que dejó de respirar. La Policía Nacional no tiene constancia de que Carmen presentase denuncias por malos tratos en los últimos años.

Lady Yeni P. A. 26/01/2011. CARTAGENA, MURCIA

Se llamaba Lady Yeni P. A. Tenía 34 años y era de origen cubano. Estaba en España desde hacía 14 años. Vivía en la calle Isaac Peral de la pedanía de Los Belones. Su pareja sentimental, ya detenido, presuntamente la asesinó asestándole al menos una decena de puñaladas en el abdomen. Se llama Antonio F. E. y es un vendedor de coches de La Unión, de 56 años, conocido como El Barraquero. Convivía con ella desde el año pasado.

La hija de la fallecida, de 9 años, se encontró con el cadáver de su madre en la cocina, en mitad de un charco de sangre. "Mi mamá está en el suelo de la cocina y no respira", le dijo la niña a su vecina. Algunos habitantes del pueblo han contado que el hombre "daba palizas" a Lady Yeni y que "en la casa se escuchaban a veces fuertes discusiones".

María Jesús Rufas. 29/01/2011. CALVIÁ, MALLORCA

María Jesús Rufas, de 74 años, murió asesinada en su chalé cuando su marido, Bartolomé Verger, de 86 años, le disparó por la espalda dos tiros en la cabeza mientras estaba en su sillón. Posteriormente él se sentó en el sofá ante el cadáver de la que fue su esposa durante medio siglo y se suicidió. Bartolomé tenía en la mano una pistola Star antigua y sin registro, con la que se apuntó a la sien. Efectuó cuatro tiros, porque en la casa apareció el cadáver del perro de la familia. El criminal no actuó de improviso ya que advirtió a un pariente de que no era precisa su visita el fin de semana.

Inicialmente, al hallarse los cadáveres, se barajó la posible hipótesis de una doble muerte convenida por dos personas ancianas y solitarias, sin hijos. Ella tenía problemas de memoria y, según los vecinos, la pareja discutía por aspectos domésticos en apariencia banales: sobre el perro y descuidos, narran.

La Guardia Civil, la autopsia y el delegado del Gobierno, Ramón Socias, han avalado la tesis del crimen de violencia de género. María Jesús fue atacada por sorpresa. En la casa no había señales de desorden y el cuerpo de la mujer presentaba los dos orificios craneales de las balas pero no tenía erosiones por un intento de defenderse de una agresión o disputa previa, ni magulladuras en brazos o golpes en cara, según los investigadores.

Ramona Martínez. 30/01/2011. VILLACARRILLO, JAÉN

Ramona Martínez, una mujer de 44 años, murió desangrada en su domicilio de la aldea de La Caleruela tras recibir dos puñaladas, una en el abdomen y otra en el cuello. Su marido, Alfonso G. A., de 47 años, se confesó autor material de los hechos. Así lo comunicó a su cuñado. Posteriormente, no opuso resistencia alguna al llegar los agentes de la Guardia Civil. El marido había sido detenido en Andorra en 2010, donde vivía el matrimonio antes de regresar a su tierra natal,por amenaza y maltrato leve a su mujer. Tenía una orden de alejamiento desde el pasado abril por un periodo de 4 años.

El matrimonio tenía dos hijas, de 25 y 21 años. La mujer llevaba tiempo viviendo un calvario con su marido, sobre todo a raíz de comunicarle su decisión de separarse. Días antes de su muerte decidió viajar a casa de su hija mayor en Andorra para calmar los ánimos de su esposo. El domingo por la mañana regresó a su pueblo. Fue recogida en la estación de autobuses por su marido, que la llevó al domicilio familiar y, poco después, cometió presuntamente el asesinato. A la hija pequeña, que vivía con ellos, la había mandado a casa de unos familiares en una aldea cercana.

Según indicó el alcalde, Francisco Montañez, el matrimonio había agravado sus problemas de convivencia por la mala situación económica. El marido se había visto obligado a cerrar sus empresas de mármol en Andorra y tenía fuertes deudas. Eso había motivado que la pareja volviese a su tierra natal y, según otros testimonios, el supuesto agresor se había refugiado en el alcohol y mostraba trastornos psicológicos.

J.M.M. 30/01/2011. CAMPO DE CRIPTANA, CIUDAD REAL

La séptima víctima mortal es una mujer de 43 años asesinada presuntamente por su marido, de 40, que resultó herido muy grave al tirarse después por el balón del segundo piso de la vivienda familiar donde ocurrieron los hechos. El hombre llamó previamente a su hermana para contarle lo sucedido, según el alcalde de Campo de Criptana, Santiago Lucas-Torres.

La mujer, J.M.M., fue hallada en el interior de la casa con heridas en el cuello, por lo que podría haber sido degollada. La pareja, natural de la localidad, tenía una hija de 13 años.

C.T. 03/02/2011. ROQUETAS DE MAR, ALMERÍA

El octavo crimen machista en lo que va de año ha tenido dos víctimas, C.T., de 46 años, y el hijo de esta, A.M.C., de 22. Ambos convivían con el presunto asesino en Roquetas de Mar, en Almería, a donde se habían trasladado hace un año procedentes de Cataluña para buscar trabajo.

El asesino, un hombre de nacionalidad marroquí de 36 años, utilizó un "objeto contundente" como un martillo como arma para acabar con sus víctimas en la tarde del jueves 3 de febrero. Después, cogió el coche para huir con rumbo a Cataluña. Cuando llegó, estuvo unas horas deambulando hasta que se presentó en la Comisaría de Cornellá, en Barcelona, para entregarse a las autoridades. Como en los casos anteriores, sobre el detenido no constaba denuncia previa de malos tratos ni antecedentes penales.

Notica elaborada con las informaciones de Aurelio Martín, Juan Diego Quesada, Javier Ruiz, Andreu Manresa y Ginés Donaire.