Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La menor forzada a prostituirse en Badajoz, trasladada a un centro de acogida

Los informes determinan que la joven presenta un "alto riesgo de fuga"

La Comunidad de Madrid ha trasladado a un centro de acogida a la menor madrileña que fue forzada a prostituirse durante dos meses, presuntamente por su novio, un rumano de 22 años con antecedentes delictivos, en Arroyo de San Serván (Badajoz).

La joven, de 15 años, ha sido dada de alta esta misma tarde del hospital público madrileño en el que estaba ingresada desde el pasado 29 de diciembre, momento en que la Comunidad de Madrid asumió la tutela, ha informado hoy la Consejería de Familia y Asuntos Sociales.

Los resultados de los informes de los profesionales médicos y psicológicos que han trabajado con la víctima para evaluar su situación determinan que presenta "un alto riesgo de fuga" y recomiendan el uso de un "dispositivo de control y supervisión permanente en un centro específico". Los facultativos señalan que el control continuado de la adolescente "supondría una evolución positiva en su conducta y lograría que se extinguiera la necesidad de la niña de escaparse de manera reiterada".

Los informes recomiendan el uso de un "dispositivo de control y supervisión permanente"

La Consejería ha explicado que la decisión "pretende garantizar la mejor atención de la menor de acuerdo con sus necesidades" y ha apuntado que durante los días en que la joven ha estado ingresada en el centro hospitalario "ha evolucionado de manera favorable y se ha integrado satisfactoriamente en las actividades con el resto de pacientes".

La desaparición de la joven de su casa del barrio de Prosperidad, en el noroeste de la capital, fue denunciada por su madre el pasado 3 de octubre. Era la 14ª denuncia que la madre de la adolescente cursaba por idéntico motivo en el último año. Finalmente, se encontraba retenida en el número 71 de la calle de la Sierra de Arroyo de San Serván.

El 4 de diciembre, un policía local llamado Pedro José liberó a la menor. "Estaba muy débil. Tiene 14 años, pero aparentaba solo 12. Estaba muy asustada. Yo intenté tranquilizarla", declaró a Europa Press Televisión, y requirió ayuda al cuartel de la Guardia Civil. Especialistas de la Unidad de Policía Judicial de la Comandancia de Badajoz se hicieron cargo de las pesquisas y procedieron a las 12 detenciones. La chiquilla fue llevada a un hospital, sin que se conozca el resultado del examen médico. Posteriormente fue entregada a sus padres y ocho días después la Comunidad asumió la tutela con carácter de urgencia basándose en un informe de Servicios Sociales que detectaba "comportamientos anómalos por parte de la niña y problemas con los padres", de lo que se derivaba una convivencia imposible.